#Noticia

Opinión: Reflexión, Por Pastor, Germán Núñez Mejias


En Venezuela, se respira aires de gloria, de libertad, de transición. Los que quisieron usar al enemigo como empoderamiento para seguir gobernando, les salió mal la jugada y el mismo enemigo salió trasquilado.

También una gran mayoría del pueblo de Dios, se unió a un despertar de libertad, a un solo sentir mediante la oración, los ayunos, los clamores, los gritos de guerra al rayar el alba, los 24 días de adoración, en beneficio de propiciar la estampida de las tinieblas de nuestro país.

Sin embargo también parte del pueblo cristiano, no sé si por incredulidad, o por tener definidas posiciones doctrinales ha objetado o cuestionado lo que muchos están haciendo. Algunos aducen que las tinieblas se retiran en la medida que el evangelio se predique, porque alma que reciba a Cristo, se llena de luz y las tinieblas lo sueltan (eso es verdad y no se cuestiona). Otros están o estaban pendiente de que sucediera lo contrario a lo que el llamado o los llamados a oración, planteaban. Pareciera una repetición de cuando Sambalat y Tobías no querían que los muros de Jerusalén, fuesen reconstruidos. Y otros guardaron o guardan una pasividad extrema porque que ya Dios sabe que va a suceder, sin entender o aceptar que Dios tenía planteado que así sucedieran las cosas.

También es verdad que ha proliferado mucha información escrita o en audios sobre los aconteceres y muchos de ellos no son veraces, pero otros si. Entonces se continúa juzgando basado en los no veraces y no toman en cuenta los veraces.

De todas maneras Venezuela está en las manos de Dios para ser cabeza de naciones en el sentir de avivamientos (esta expresión la escuché desde el púlpito en una reunión de acercamiento en la ciudad de Puerto Ordaz, en el año 1983) y esa expresión quedó grabada en mi corazón y nada descuadra el mover que se ha levantado actualmente.


Pastor, Germán Núñez Mejias

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: