#NoticiaRegiones

Por regulación del Insai reses del Alto Apure no son llevadas a mataderos del Táchira, Por Ana Barrera

En riesgo se encuentra el abastecimiento del ganado proveniente del Alto Apure y Barinas que son llevados a los mataderos industriales del Táchira. Funcionarios del Insai aparentemente no permiten el ingreso de las reses a Los Andes venezolanos, lo que pone en peligro la distribución de carne en el interior del país.

San Cristóbal. En riesgo se encuentra el suministro de carne para el estado Táchira, debido a la paralización de guiados por parte del Instituto Nacional de Salud Agrícola Integral (Insai), desde Apure y Barinas. Así lo informó el presidente de la Asociación de Ganaderos de la entidad, Édgar Medina, que indicó que esto va en contra de la ya maltratada seguridad alimentaria de los tachirenses.

¿Cómo va a ser posible que no quieran dejar pasar a los toros que van a los mataderos industriales? Aquí no solo se mata para alimentar a la población del estado Táchira, sino a una gran parte de Venezuela ya en canal. Los estados centrales y orientales, dijo Medina.

Añadió que no es justo que hasta por desconocimiento de los procesos por parte de los funcionarios del Insai, no se permita el paso de reses desde los estados llaneros como Apure y Barinas, pese a que este intercambio comercial tiene años llevándose a cabo sin ningún tipo de contratiempo.

Indicó que esta medida obedecería a un intento de regulación por parte del ente rector, para ver hacia dónde se están llevando ese ganado desde el estado Apure.

Cuando un toro sale de esos estados con una guía se sabe su origen y a dónde va y también cuando ya sale del matadero se sabe a dónde va esa carne porque también lleva una guía que llega al lugar donde se comercializa el producto final”.

Advirtió que esta situación puede convertirse en una traba y que el ganado no llegue como debe ser, lo que a su vez repercute en el abastecimiento de carne en la entidad y en los estados donde se distribuye. “Hemos llamado a los mataderos y allá nos dicen que tienen días sin recibir ganado”.

Por ello, hizo un llamado a las autoridades para que permitan el paso de ganado proveniente de Apure y Barinas a los mataderos industriales de la entidad.

Apoyen a la Asociación de Ganaderos, que nosotros sabemos a ciencia cierta hacia dónde debe ir el ganado, cómo producirlo y mantenerlo”.

Afectados
Medina alertó que productores apureños de Guasdualito, Mantecal, Achaguas, entre otros estarían viéndose afectados al no poder traer el ganado para el beneficio.

Sin embargo, dejó claro que no solo es la matanza de ganado lo que está viéndose perjudicado, sino la comercialización de mautes de engorde que son traídos al Táchira para su alimentación porque los pastos del estado son de muy buena calidad.

Precios de la leche y carne
El presidente de Asogata hizo un llamado a las autoridades para que se instalen mesas de trabajo con el sector ganadero a fin de establecer el precio de la leche y de la carne en todos los niveles de la cadena de comercialización, ya que no justifica el alto costo del kilo de carne en carnicerías, supermercados y bodegones cuando a los productores se les estaría pagando 400 % menos del precio del producto final.

Vemos con preocupación que en los anaqueles de los supermercados, carnicerías y bodegones, la carne oscila entre 14.000 y 15.000 pesos el kilo (poco más de 4,3 dólares) y que para nosotros cada vez es más bajo el precio a puerta de corral”.

Destacó que los compradores de los toros ofrecen un máximo de 2800 pesos por kilo, lo que equivale a menos de un dólar, mientras que la de la vaca es más barata. “No vemos la diferencia porque en las carnicerías la gente no sabe si compra carne de vaca o de toro, independientemente del que sea, se lo venden al consumidor final en 14.000 o 15.000 pesos”, añadió Medina.

Indicó que con los precios finales se le puede pagar mejor al productor, quien, a su juicio, es el eslabón más débil en toda la cadena de comercialización de los productos cárnicos. “Que su trabajo sea remunerado y con ese dinero se puedan pagar empleados, comprar insumos y reponer el inventario que son los mautes que se engordan para después llevarlos al sacrificio”.

Asegura que para que un animal esté bien cebado, deben pasar tres años y medio, por lo que califica como injusto el precio que se le paga al productor por el animal en pie.

En dos días se ganan lo que nunca se gana un productor en tres años y medio con el pago que viene por el animal”.

Lamenta que haya comerciantes que se aprovechen de los bajos costos de la carne a puerta de corral para inflar precios del producto final, “lo que va en detrimento de lo que debe ganar el productor”.

Advirtió Medina que lo mismo ocurre con la leche a puerta de corral. “No la quieren pagar a más de 700 pesos (0,2 dólares), pero en los anaqueles la leche y los subproductos cuestan más de 300 % sobre lo que se pagó como producto inicial”.

Indicó que todos los actores que forman parte de la cadena son necesarios, pero debe haber una equidad para garantizar que la carne llegue a los platos tachirenses.

@AnaBarr84

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: