#NoticiaInternacionales

Recordar es vivir: Los millones de dólares que Estados Unidos perdió en un fallido proyecto comunicacional del interinato venezolano

El interinato de Juan Guaidó, se escucha, estuvo gestionando ante el Gobierno norteamericano la financiación de proyectos comunicacionales a través de la USAID, por hasta USD 6 millones, para desarrollar toda una estructura mediática y multimedia en pro del interino y contra el régimen venezolano.

El proyecto multimedia incluía la creación de una emisora de radio en Estados Unidos, en el sur de la Florida, que tendría su audiencia en diferentes plataformas digitales mediante transmisión vía streaming de audio y video, pese a lo cual el proyecto nunca logró avanzar.

El Gobierno norteamericano, se escucha, había entregado un adelanto de USD 3 millones para el proyecto, pero su falta de avances hizo que no fueran aportados los tres millones restantes.

Los fondos iniciales del proyecto fueron manejados por el Centro de Comunicación Nacional a cargo de Alberto Federico Ravell, padre del ejecutivo de ConocoPhillips del mismo nombre; por el diputado Freddy Guevara, ex presidente de la Comisión de Contraloría de la Asamblea Nacional de Venezuela; además de estar a cargo también de Leopoldo López, quien como comisionado del interinato, tenía la potestad de destinar recursos y tomar decisiones sin la intervención previa de Guaidó, pues estaba ya autorizado por el interino.

En el proyecto se le daría cabida a figuras como Carlos Méndez, Carla Angola, Alberto Rodríguez y varios otros.

El dinero, se escucha, fue repartido entre unos pocos medios y periodistas en Miami, Bogotá y Caracas, pero varios medios conocidos de postura antichavista en las mismas ciudades, quedaron fuera de la repartición. En Miami ciertos medios audiovisuales y periodistas de éstos y en Caracas y Bogotá, medios electrónicos, fueron al parecer los que más pudieron disfrutar de la financiación del proyecto.

La centrífuga aún funciona en contra de los dineros recibidos por ayudas.

Un canal de televisión de Miami manejado por venezolanos, de muy baja audiencia y sintonía, fue uno de los afortunados en recibir financiación. Sin embargo, tanto el proyecto como los fondos iniciales, se desvanecieron sin que nadie, empezando por quienes fueron los encargados de manejarlos, hayan rendido cuentas de cómo fueron utilizados.

Fuente Nueva Prensa

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: