#Noticia

Rusia e Irán firman un pacto de inteligencia, Por Dr. Ardavan Khoshnood

La República Islámica de Irán ha experimentado una serie de graves fallas de contrainteligencia a lo largo de los años. El mes pasado, Irán y Rusia, un aliado cercano del régimen islámico, firmaron un pacto que debería ayudarlo en su intento de reformar su contrainteligencia.

La República Islámica de Irán tiene un aparato de inteligencia extenso y complejo. Sus dos instituciones de inteligencia más importantes son el Ministerio de Inteligencia (MOI) y el brazo de inteligencia del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica (IRGC). Una tercera agencia de inteligencia clave es la Organización de Protección de Inteligencia del IRGC, que opera independientemente del brazo de inteligencia del Cuerpo y se ocupa de la contrainteligencia.

Si bien las organizaciones de inteligencia de Irán están bien equipadas y han logrado importantes éxitos (particularmente en el área de inteligencia de señales, o SIGINT), el aparato de inteligencia del país es deficiente con respecto a la contrainteligencia, o «protección de inteligencia», como el régimen lo ha rebautizado. Los tres fracasos de contrainteligencia más recientes —todos ellos devastadores— se refieren al asesinato del jefe de la Fuerza Quds, Qassem Soleimani en Bagdad, el asesinato del número 2 de al-Qaeda en suelo iraní y el asesinato en Teherán del arquitecto del programa de la energía nuclear iraní, Mohsen Fakhrizadeh.

Después de que el segundo en la línea de al-Qaeda, Abu Muhammad al-Masri, fuera asesinado supuestamente por el Mossad de Israel en Teherán, se evidenció que la debilidad de la contrainteligencia de Irán obligaría al régimen a reformar su contrainteligencia. Para hacerlo, es probable que recurra a Rusia y China.

En enero de 2021, el canciller iraní Muhammad Javad Zarif realizó otra visita a Moscú para reunirse con su homólogo, Sergey Lavrov. Zarif ha viajado a Rusia más de 30 veces, lo que pone de manifiesto la gran dependencia de la República Islámica con Rusia. Lo que hizo significativa su visita más reciente fue la firma por parte de los países de un tratado de seguridad.

Lavrov dijo a la agencia de noticias rusa TASS: «Nosotros [Rusia e Irán] hemos firmado un acuerdo intergubernamental sobre cooperación para garantizar la seguridad de la información». No proporcionó más detalles. Irán, sin embargo, dijo a través de la Agencia de Noticias de la República Islámica (IRNA) que el acuerdo incluía colaboración con respecto a «información, delitos cometidos por el uso de tecnología de la información y las comunicaciones, ayudas en tecnología, cooperación internacional, incluido el reconocimiento, la coordinación y la cooperación de las comunidades regionales e internacionales para garantizar la seguridad nacional e internacional ”.

Si bien el acuerdo aparentemente apunta a aumentar la colaboración entre los países en el campo de la seguridad cibernética, la Agencia de Noticias Tasnim, que tiene fuertes vínculos con el IRGC, dijo: «El jefe de la Organización de Defensa Civil de Irán … reveló planes para la cooperación conjunta centrada en el intercambio de inteligencia, interacción contra amenazas y defensa conjunta”. El Ministerio de Relaciones Exteriores de Irán declaró en un comunicado de prensa que Irán y Rusia habían firmado un «Pacto de cooperación para la seguridad de la información» y que uno de los objetivos del pacto es el «fortalecimiento [de] la seguridad de la información».

Si bien la seguridad de la información y la ciberseguridad son los principales objetivos del acuerdo, los especialistas en los estudios de inteligencia son muy conscientes de la estrecha conexión entre la seguridad de la información y la contrainteligencia. Muchos dirían que la seguridad de la información es de hecho el principal objetivo de la contrainteligencia (o «protección de inteligencia», para usar el término iraní). Muchas organizaciones de inteligencia consideran que la ciberinteligencia es un problema de contrainteligencia.

El pacto Irán-Rusia no es una sorpresa. Ha pasado más de un año desde el asesinato de Soleimani y han pasado seis meses desde el asesinato de al-Masri. Las organizaciones de inteligencia iraníes han tenido mucho tiempo para analizar su aparato de contrainteligencia, enfrentar sus enormes debilidades y presentar sus hallazgos a los responsables políticos. No hay duda de que el reciente asesinato de Fakhrizadeh, que supuso una gran vergüenza para el régimen, intensificó este proceso. Esto es especialmente cierto en vista del hecho de que el jefe de espías iraní afirmó recientemente en una entrevista que el asesinato de Fakhrizadeh fue organizado por un miembro de las fuerzas armadas iraníes, lo que, de ser cierto, indica que la inteligencia y la contrainteligencia iraníes no solo son pobres sino que están comprometidos. El régimen necesita ayuda en estas áreas, y el pacto de seguridad de la información entre Irán y Rusia puede ser su mejor medio para llevar a cabo las reformas necesarias.

El Dr. Ardavan Khoshnood, asociado no residente del Centro BESA, es criminólogo y politólogo con un título en Análisis de Inteligencia. También es profesor asociado de Medicina de Emergencia en la Universidad de Lund en Suecia.

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: