CaigaQuienCaiga.net

Internacionales

Sobre la reconstrucción en España: Felipe González exhorta a los partidos a afrontar los pactos “inexcusables”

El expresidente subraya que “el Gobierno es legítimo porque tiene los apoyos”.

El expresidente del Gobierno Felipe González se ha alineado con la hoja de ruta del Gobierno de coalición basada en los pactos de reconstrucción. Esos pactos, dijo ayer González en el desayuno organizado por Nueva Economía Fórum, son “inexcusables”, casi repitiendo el mensaje que el Ejecutivo lleva varias semanas comunicando y que el miércoles interpretaban en voces armónicas el presidente, Pedro Sánchez, y sus vicepresidentes Carmen Calvo y Pablo Iglesias, invitando al PP a “tomar un café” para tratar de poner fin a la crispación.

González, no obstante, no disimula su incomodidad con la coalición de Gobierno, con la que siempre ha sido muy crítico, y reconoce que sufre cuando asiste a sus discrepancias: “Vivo algunas veces la tensión entre unos y otros, sufro esta dinámica que se parece mucho al camarote de los Hermanos Marx”, señaló, caricaturizando los debates internos del Gabinete con la apostilla que Harpo hacía a la comanda de pedidos de Groucho: “Y también dos huevos duros”. No obstante, recordó que las deliberaciones del Consejo de Ministros son secretas y, por tanto, solo cabe es­pecular sobre lo que en él ocurre y juzgarlo por sus decisiones. Eso sí, subrayó: “El Gobierno goza de legitimidad porque tiene el apoyo parlamentario suficiente para ­gobernar”.

El exlíder socialista lamenta que la coalición a veces parezca “el camarote de los hermanos Marx”

Pero el centro de su discurso de la mañana de ayer giró en torno a la gravedad de la hora y la necesidad de que los políticos –en patente alusión a PP y Vox– abandonen su empeño en la búsqueda de culpables y se remanguen para alcanzar los acuerdos de país que son imprescindibles, no ya, subrayó, con vistas a los próximos presupuestos, sino ante una tarea de reconstrucción económica que ocupará al país, señaló, durante los próximos años: “Esto no va de unos presupuestos, va de varios años de medidas de reconstrucción” que, a su juicio, deben informar, más que un gran acuerdo puntual, una “metodología de los pactos”. Esta dinámica deberá ir desplegándose en tanto no se superen los efectos del parón sanitario, económico y social, dado que la “incertidumbre nos seguirá acompañando”, señaló González.

El expresidente puso a Ciudadanos como ejemplo de lo que debería estar haciendo el resto de la oposición –léase, asumir que la coyuntura del país obliga a renuncias partidistas– y conminó a todas las formaciones políticas a buscar el entendimiento, anteponer “el interés general” y pactar un rumbo común para superar la actual crisis. Y personalizó en el eurodiputado naranja Luis Garicano esa voluntad de alcanzar acuerdos: “Los representantes políticos tienen la obligación de facilitar la salida y ponerse de acuerdo en una sucesión de pactos que son inexcusables”.

González cree que la población española no perdonará los intentos por sacar tajada política de la pandemia, lo que obliga a los dirigentes a “guardar las navajas que parece que tienen en la boca y ponerse a discutir los temas de interés general”. En todo caso, advirtió que, dado que “no hay mimbres para el cesto” de una reforma constitucional, la Constitución ha de ser el marco que vehicule esos acuerdos, en unas palabras que paradójicamente hacían resonar armónicos del lema del vicepresidente segundo, Pablo Iglesias –por el que González no siente simpatía alguna, como ha referido en múltiples ocasiones–, para esta coyuntura, en la que sostiene que la Constitución, y en particular los derechos sociales recogidos en ella, ha de ser “el máximo común denominador de los acuerdos de reconstrucción”. González, no obstante, se refería a otra cosa, al modelo territorial: “Me niego a aceptar que descentralizar suponga centrifugar el poder y crear reinos de taifas en nuestro país porque eso no es gobernar”.

El exlíder socialista puso el foco en la inyección de recursos de la Unión Europea y en los indicios de mutualización de la deuda, e hizo un elogio de la vicepresidenta de Asuntos Económicos, Nadia Calviño que, a su entender, en tanto que europeísta, ha de ser capaz de poner de manifiesto en los foros europeos “que en ese plan necesitamos protagonismo”.

Fuente LaVanguardia.com

Comment here