#NoticiaPolítica

Trump, Guaidó y el Mensaje a Venezuela Por José Calabrés

La política venezolana es ciertamente una suerte de circo desquiciado en el que nadie sabe hoy por hoy que hay detrás de bambalinas o quien está con quién. Sin embargo, la llegada de Juan Guaidó a la presidencia interina del país ha desatado toda suerte de momentos en los que no puedo dejar de pensar que, para bien, muchas caretas se han caído.

No tengo dudas, que el presidente Guaidó es ciertamente un opositor a carta cabal. Pero acá es donde la cosa se pone “gris”. Y no digo gris por dudar de la integridad de Guaidó, sino por la integridad y la capacidad de análisis de nosotros, los venezolanos de “a pie”, como dicen.

Antes de continuar, quiero hacer un paréntesis. Ese término, de gente “de a pie”, no es un buen término. Y no lo es porque su trasfondo es denigrante. ¿A que nos referimos cuando hablamos del pueblo “de a pie”?. ¿A la gente pobre? ¿a la gente sin estudios? ¿a la gente ignorante? ¿a los que se conforman? ¿a qué o a quién nos referimos con eso?… ¿a los “demás” quizá? ¿será eso de los de “a pie” una forma sencilla de culpar a los demás de los errores que cometemos en conjunto? “Maduro sigue ahí por que el pueblo de a pie vota por el”. “¿Y que me importa a mi lo que haga Guaidó? Eso no le interesa al pueblo de a pie”… “Lo que nosotros, los venezolanos de “a pie” queremos es esto y aquello”… ¿que estamos diciendo con eso?… no es bueno ese término. Es irresponsable, despectivo, fratricida, racista, y descarado. Dejemos de hablar de esa manera. NO HAY tal cosa como “pueblo de a pie”, ni “pueblo” ni nada de eso. Hay SOCIEDAD, y esa sociedad somos TODOS. Eso, hay que entenderlo.

Retomando la idea anterior. No es fortuita la permanencia de la dictadura en el poder. Hablemos claro. El PODER se ejerce por medio del reconocimiento del otro, que nos atribuye autoridad, superioridad y fuerza. Reconocemos la autoridad de un profesor porque asumimos que sabe mas que nosotros y que tiene una jerarquía tácita superior a la nuestra dentro de una estructura social definida. Una dictadura, por lo tanto, se mantiene en el poder porque LA SOCIEDAD la reconoce como un poder jerárquico superior. La dictadura esta sostenida por unas pocas decenas de personas que imparten ordenes que millones de personas simplemente siguen. Así, se oprime a millones.

Pero las sociedades necesitan ese orden jerárquico o se vuelven caóticas. De ahí que ejercer el poder de manera dictatorial necesita la creación y mantenimiento de estructuras que reflejen poder. Esta idea no es nueva. La iglesia lo ha hecho por centurias. Las grandes catedrales, hogar de Jesús, el hijo de un carpintero, han sido construidas para apabullar a quien las ve justamente, y han sido llenadas con oro y lujo justamente para reflejar que son ricas y poderosas ante los ojos de aquel que entra. La idea es hacerlo sentir “minúsculo”. No hay un santo que hable en esos edificios, ni un Jesús que haya aparecido en sus paredes. Aún así, millones de personas reconocen a esa institución como la voz de Dios en la tierra. Así se ejerce el poder. No es diferente una dictadura.

Paradójicamente, para mantenerse a la fuerza, no hace falta ser fuerte. No. Solo se necesita ser “más fuerte que el contrincante”. Bien lo dijo Maquiavelo al hacer referencia en su libro El Príncipe que cuando el que manda está debilitado, la mejor estrategia no es la fuerza , sino DEBILITAR al oponente. Divide y Vencerás, dice un viejo adagio de guerra, y eso es justamente lo que de forma magistral ha sabido hacer la dictadura. Mientras mas se debilite a la oposición, mas fuerte será el régimen.

Seguramente, ya muchos de ustedes dirá “obvio”. Pero no es obvio. Es un sistema. Se implanta la debilidad desde la raíz y se alimenta a diario por mucho tiempo.

La fortaleza de la oposición en Venezuela había sido su unidad. En 2013, cuando Capriles logró históricamente unir a la oposición, el régimen se tambaleó como nunca en cuestión de apenas meses. Si esa unidad hubiese crecido, o al menos se hubiese mantenido, de seguro habríamos hecho que la dictadura corriera a esconderse y renunciara. Pero no sucedió así. Lo que sucedió fue que el régimen, maestro de la mentira y de la confusión de insensatos, jugó una carta maestra. La división.

No fue difícil al parecer para la dictadura, dividir de inmediato a la oposición (a la GENTE, no a los partidos… LA GENTE!) con solo hacer algunas ligeras campañas en redes sociales, un chisme por acá, otro por allá y unos comentarios en el programa de Diosdado para que los que apoyaban a Capriles (o a la oposición, que es lo correcto. Se apoya a la oposición del régimen, no a un personaje) comieran del cebo envenenado y comenzaran a repetir que Capriles era un corrupto, que estaba negociando con el régimen, que había “enfriado la calle”, y así, Maduro ganó la batalla desde una sala llena de bots de twitter.
Luego, el régimen se encargó de hacer pensar a todos, por medio de amenazas y twitter, de nuevo, que no hay manera de enfrentarlos debido a que están soportados por un sistema de inteligencia supremamente poderoso.

Piénselo bien hoy. Deténgase un momento. Respire. Limpie su mente por 5 segundos de todo y responda estas preguntas simples: ¿Le parece en verdad que un grupo de cubanos hambrientos que vienen a Venezuela porque en Cuba no tienen ni ropa para vestirse, pueda saber quien conspira contra el gobierno? ¿o será que hay un grupo de militares muy venezolanos que se dedican a espiar a sus propios compañeros para traicionarlos?…

Piense… ¿pueden esos cubanos que nunca en su vida han visto un teléfono celular tener tantas herramientas espías dignas de CSI? ¿Cómo podrían conocer tecnología alguna esa gente si en Cuba ni wifi hay? Piense… ¿50 o 100 cubanos o 1000 pueden controlar al ejercito venezolano de 200 mil sin el apoyo y soporte de decenas de miles de venezolanos?… La respuesta es NO.

Lo que ha sucedido, es que nos han implantado la idea de que el régimen es todopoderoso y que aliados supraterrenales lo apoyan. Nos oyen. Nos ven. Nos apresan. Nos torturan. No se puede hacer nada. Eso lo repetimos como un mantra cada día y se lo repetimos como un padre nuestro a todos los que nos rodean. Esa idea de invulnerabilidad que hemos alimentado, solamente los fortalece, porque antes de dar batalla, ya sentimos que perdimos.

La verdad es que los que nos apresan, son policías y GN venezolanos. Los que nos torturan y quienes nos someten, son venezolanos a los que les hemos PERMITIDO ejercer poder sobre nosotros. Es por eso que el TSJ dicta una ley y nosotros la acatamos. Es por eso que aceptamos el decreto de un gobernador narco, o la orden de un fiscal del SENIAT matraquero. El poder, se lo estamos dando nosotros… no es culpa de Guaidó, ni de Capriles, ni de Borges, ni de ningún otro personaje tercero que nosotros como sociedad aceptemos a la dictadura como ley.

El régimen ha logrado jugar con eso. Y lo ha hecho tan bien, que hoy hablamos de que hay 2 oposiciones y de división. ¿Quien habló de divisiones en la oposición? ¿No fué acaso el mismo régimen quien sacó esa idea a los medios? ¿No estamos haciendo eco de lo que ellos dicen? ¿Cuando ha usted escuchado a los chavistas hablando de que el chavismo esta dividido? (y lo está! y mucho!).

Hay quienes no quieren a Maduro, pero hablan pestes de Guaido, de Allup, de Borges y en general de cualquiera. No quieren a Dios ni al diablo. Pero eso, solo fortalece al diablo, justamente.

Hoy, el régimen, con un cinismo digno de premio, enarbola la bandera de la indignación que sienten por la corrupción de diputados de oposición que dilapidan millones de dólares de la “ayuda humanitaria”. Sorprende mas que de eso se hagan eco algunos opositores. En este juego seudo mental, por ejemplo, vemos a Diosdado, que tiene una celda esperando en un sótano de la DEA por narco, o a Delcy la fea, que no puede pisar Europa ni la mitad de america porque esta señalada como violadora de derechos humanos, o a Maduro, cuyos sobrino-hijos están presos por tráfico de cocaína en New York, decir “que es sospechoso que Guaidó viaje por Europa como un jeque, porque ¿eso quien lo está pagando?”. Lo dicen quienes viajan en avión privado por el mundo entero, visten trajes de Chanel y Vuitton, comen en restaurantes de chef famosos en Turquía, que tienen cuentas en dólares MIL MILLONARIAS congeladas en el exterior y pasean por el mundo entero regalando los recursos venezolanos en vivo y directo vía satélite cada semana.

Los que desaparecieron 300 MIL MILLONES DE DOLARES de CADIVI, acusan a Guaidó de malversar fondos de ayuda humanitaria que la misma USAID dijo que NUNCA le dio. Han llegado al descaro de decir que “se han malversado fondos de ayuda humanitaria” cuando justamente son ellos los que NO DEJARON ENTRAR LA AYUDA HUMANITARIA porque decían que no se necesitaba… Los que han causado la crisis humanitaria justamente, son los que hoy señalan a la oposición de la crisis humanitaria… y aun así, hay muchos “opositores que fundamentan su “neutralidad política” con esos mismos argumentos. Curioso, ¿no?

Primero, era que EEUU nos apoyaba. Después, que no apoyó porque Guaidó no hizo nada. La dictadura, que no se atreve a tocar a Guaidó (aunque ladran mucho… pero desde lejitos, porsia) asegura que la oposición está dividida. Los opositores, sorprendentemente, repiten LO MISMO! Que gran talento en verdad para mantenerse a fuerza de confundir al enemigo ciego por la ignorancia! Debo decir, sin temor a equivocarme, que Maduro ha sido un GENIO en el arte de la guerra y que ha mantenido su lugar magistralmente haciendo que el contrincante se ataque a si mismo de una manera formidable.

Hoy, los opositores no quieren a Capriles, ni a Leopoldo, ni a Guaidó ni a nadie, y otros “líderes opositores” los adversan. Aunque los opositores adversan al régimen, el juego de hacerlos perder esperanzas ha resultado formidable! Tan formidable que estoy seguro que ni el mismo Jorge Rodriguez esperaba ese éxito! Hoy la oposición no sigue a sus dirigentes ni confía en ningún movimiento o conjura. Eso hace que cualquier esfuerzo por liberar a Venezuela sea débil y se diluya. Oscar Pérez podría dar fe de eso, o Caguaripano, o Franklin Brito, o Nomar Lander, o cualquiera de los mas de 750 presos políticos que están aún tras las rejas por defender un ideal de libertad y que a pesar de ser torturados o asesinados a diario NO SE DOBLEGAN ANTE LA DICTADURA. Ahí está Baduel, y estuvo Simonovis, y Leopoldo, y ahí estuvo Capriles, y ahí está Guaidó hoy sabiendo lo que eso significa. Aún así, seguimos prefiriendo creerle a Diosdado lo que diga en lugar de a Guaidó. Así somos. Supongo que eso deja el camino libre para que sea la dictadura quien siga en el poder, puesto que no hay apoyo popular a quien los enfrenta. Jugada formidable Maduro-Castro-Putin-XinPin! BRAVO!

Nos hemos centrado en criticar a Guaidó por que su esposa tiene un Iphone. Hemos olvidado sin embargo que en 2017 establecieron un TSJ ilegal y un ministerio publico ilegitimo. Olvidamos y permitimos que 5 gatos vendidos sesionen ilegítimamente en la AN frente a nuestros ojos. Dejaremos que nombren un CNE y vayan a elecciones como ellos quieran. Nadie irá a enfrentarse a ellos ni a nadie. Diremos que lo que pasa es que los colectivos son muy peligrosos y así seguiremos hasta el año siete mil. Que se haga entonces lo que los colectivos quieran.

La idea del elefante que no se mueve de donde esta porque una cuerda delgada le amarra la pata tiene sentido. El elefante está tan acostumbrado a la cuerdita, que piensa que no la puede romper, y en lugar de simplemente dar un paso y ser libre, deja de luchar y se conforma con quedarse ahí, amarrado, preso de la ignorancia de su propia fuerza… lo triste es que si ese elefante esclavo se levantara un dia, no habría NADIE en el circo que lo pudiese detener. El elefante es esclavo no de la cuerda, ni del domador ni del circo. Es esclavo de si mismo. Esa es la verdad…

Que EEUU sea quien apoya, soporta y asesora a Guaido no está mal. Al contrario. EEUU apoya y cree en la DEMOCRACIA y la LIBERTAD. No por nada han pasado mas de 200 años en democracia sin que NUNCA JAMÁS haya habido ni un golpe de estado ni un levantamiento contra las autoridades. NUNCA. Ese es el ejemplo de civismo que deberíamos buscar, en lugar de celebrar fechas de guerras, de golpes, y de exaltar militarismos. NO. Deberíamos resaltar el CIVISMO, y no “celebrar” la amistad de dictadores y tiranos asesinos de pueblos como Cuba, Siria, Corea del Norte , China o Irán.

No deja por supuesto, de existir uno que otro subnormal que desde las tres medio bacterias con ínfulas de célula que le quedan en el cerebro balbucea “lo que pasa es que los gringos quieren es nuestro petróleo”. La pregunta es: ¿CUAL PETROLEO? ¿El que se lleva China? ¿o el que se adueñó y comercializa Rusia? ¿O el que se le regala a los cubanos?… ¿No están las riquezas venezolanas acaso en manos de extranjeros? ¿no esta el arco minero destruyendo nuestras selvas para enriquecer a mafias rusas, Chinas, cubanas, terroristas de las FARC, al ELN, y no olvidemos a la dinastía chavista madurista? ¿Ha buscado alguno de esos “pueblos hermanos” ayudar a los venezolanos de alguna manera que no sea aprovechándose de nuestras riquezas y haciendo negocios mil millonarios con la dictadura que ha desfalcado las arcas del que otrora fuera el país mas rico del continente suramericano? ¿De qué hablan los periodistas mantenidos de la dictadura?. Un poquito de por favor si son tan amables!

Hoy, se discute si Guaidó va a hacer o no. Si va a invadir o no, como si fuera él el dueño de la Marina estadounidense. Otros, dicen que Trump es pura bulla, como si el socialismo del siglo XXI fuera su culpa o su responsabilidad. Esos que dicen que Guaidó es “un títere de EEUU”, son los que obvian, por supuesto, que Maduro es un títere de Cuba, de Rusia, de China, de Irán y paremos de contar. Pero lo que dicen esos palangristas sin reparo, sorpresivamente lo repiten muchos opositores. No puede ser casualidad. Maduro gana las batallas antes de lucharlas, porque el principal enemigo de los opositores, son los mismos opositores. Bien jugado. Bien jugado.

Aún así, con este panorama horrible y entristecedor, no todo esta perdido. La dictadura va a caer. Eso es un hecho. EEUU no se va a permitir apoyar a un presidente y dejar que un dictador siga en el poder dejando a la nación más poderosa del mundo en ridículo ante un dictador bananero. EEUU no lo permitirá porque este año hay elecciones de nuevo en EEUU y derrocar a Maduro y liberar a Venezuela sería la carta de presentación perfecta de Trump como neo libertador de América, puesto que derrocar a Maduro sería un golpe fuerte a las otras dos grandes dictaduras de la región, mantenidas y financiadas por él: Cuba y Nicaragua. Intereses políticos. Pero eso no significa que Guaidó no hace lo suyo. Si Trump ha volteado a mirarnos es por la gestión de esos políticos venezolanos de oposición que han llamado su atención y que hoy se encuentran representados en Guaidó. Lo que pasa es que los venezolanos somos unos guerreros de teclado incansables y el país está lleno de millones de analistas que tienen en sus manos críticas de todo tipo, aunque ni una sola solución… siempre señalamos a todos, culpamos a todos, y esperamos que otros resuelvan… otros… siempre otros… hablamos de NOSOTROS solo cuando se gana. Ahi si hablamos de “somos” y de “nosotros”. ¿Estamos cansados? Si. Todos lo estamos, pero si no seguimos unidos, ya perdimos. Es así de simple. Las dictaduras lo entienden. Por eso no pierden oportunidad para alimentar odios, resentimientos, mentiras, amenazas y terror. No hay cosa más efectiva para ejercer el poder que hacer pensar al oponente que se es poderoso y fuerte, aunque en la vida real solo seas un tigre de papel.

La verdad es que el país está controlado por una docena de narcos corruptos enfrentados por media docena de políticos que se les oponen. El otro 99.999999999999% de la gente mira, twittea y se dejan manejar por los narco corruptos.

Hasta ayer, los chavistas se burlaban de que Trump no había recibido a Guaidó. Los opositores TAMBIÉN. Hoy, los chavistas respiran por la herida y se lamen con recelo, balbuceando que la reunión de Trump y Guaidó en la Casa Blanca no significa nada… pero a puertas cerradas, si saben perfectamente lo que viene… no es casualidad que ahora el régimen pida diálogo con EEUU y el “tonito de pran” al referirse a Trump haya bajado tanto. (¿Alguien recuerda a Maduro diciéndole “Pelucón mayor” a Trump?… ajá… ¿y ahora? ¿cómo le dice?).

Los países serios, como EEUU, no hablan por hablar, como el coprofago en jefe Maduro. Los países serios cuando dicen algo, se hace. Eso es PODER de verdad, y cuando Trump dijo que a Maduro le queda poco, es porque tiene su cronómetro en la mano. Venezuela será libre pronto, sí, pero NO gracias a todos los venezolanos. Será libre gracias a esos que se enfrentan a la dictadura aunque los golpeen, los apresen o los maten TODOS LOS DIAS desde sus trincheras políticas. Será libre gracias a algunos otros que apoyan a esos primeros de vez en cuando y gracias a la fuerza de países serios como EEUU. La verdad sea dicha, duelale a quien le duela.

José Calabrés

Comments (1)

  1. Es acertado el Mensaje del Sr Jose Calabres pero si toda Venezuela la que apoya la Democracia y la Libertad se Levantara a luchar sin miedo Ganariamos para recuperar a Venezuela todos juntos podemos porque tendriamos el apoyo Internacional. Debemos sacar esa valentia para sacar al Regimen todos juntos podemos

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: