#Noticia

Tuitero Pedro Jaimes es declarado inocente tras años de juicio ilegal

Pedro Jaimes fue declarado inocente este 21 de enero, después de un proceso injusto que inició con su detención arbitraria el 10 de mayo de 2018 por funcionarios del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (SEBIN), la juez Jaqueline Marín de Soto, del Tribunal segundo de Juicio de Los Teques, confirmó que no cometió delito. Fue enjuiciado por tuitear la ruta del avión presidencial, una información pública, disponible en Internet, y de interés nacional cuya divulgación está protegida por la ley. Horas antes Nicolás Maduro había anunciado en su perfil de Twitter que “en minutos” estaría en el estado Aragua.

Jaimes estuvo desaparecido durante un mes, fue torturado por funcionarios del SEBIN, lo golpearon hasta fracturarle una costilla, y permaneció detenido en El Helicoide en condiciones inhumanas e insalubres hasta el 17 de octubre de 2019. Durante ese año y cinco meses no recibió atención médica oportuna ni acceso a la luz solar de manera frecuente, y el sistema judicial retrasó sus audiencias en más de 15 oportunidades, sometiéndole a la pena del banquillo: cárcel sin juicio y sin sentencia.

A Jaimes le imputaron tres delitos: interferencia de la operatividad de la aeronáutica civil, espionaje informático, y revelación de secretos políticos; todos los cargos son ambiguos y amplios, lo que permite su aplicación discrecional por parte del Estado para criminalizar la divulgación de información. La información que compartió Pedro en su perfil de Twitter no tenía reserva expresa en la ley y era de fácil acceso a partir de una búsqueda en Internet, por lo que la acusación de la fiscalía fue promovida de forma ilegal y debía ser rechazada 1.

El derecho a la información pública y el derecho a la libertad de expresión están consagrados en los artículos 57, 58, 51, 132, 141 y 143 de la Constitución Nacional, y protegidos por la legislación internacional. La jurisprudencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos mantiene el principio de máxima divulgación, que implica que el derecho de acceso a toda información pública solo puede estar limitado en casos excepcionales, planteados en una ley clara y precisa.

La información divulgada por Jaimes no está restringida; sin embargo, el Fiscal Marlon Mora actuó en contra de la ley durante la audiencia preliminar, lo que llevó a juicio al tuitero bajo argumentos que no estaban sustentados por pruebas. En efecto, el expediente del caso no demuestra nexo causal entre los delitos imputados y la supuesta interferencia, espionaje, o revelación de secretos.

Cronología del juicio

Durante su detención en El Helicoide funcionarios del SEBIN negaron el derecho a juicio del tuitero, pues no le trasladaban al Tribunal Segundo de Juicio de Los Teques para la realización de las audiencias; en ocasiones no aceptaron recibir la boleta de notificación argumentando razones que no están contempladas en la ley, lo que retrasó todo el proceso y afectó el derecho de acceso a la justicia de Pedro Jaimes.

La primera citación para la realización de la audiencia de Juicio después de su excarcelación, no rindió fruto, pues los representantes de la Fiscalía no asistieron al Tribunal, retrasando nuevamente la justicia para Pedro Jaimes. El 19 de noviembre de 2019, después de casi diez meses de espera, se realizó la primera audiencia de juicio, durante la cual se presentaron las partes y se nombraron las pruebas a evacuar pero no se presentaron pruebas contra Jaimes.

Seis días después se celebró la segunda audiencia, durante la cual se evacuó (presentación y revisión de pruebas) el acta de allanamiento a la vivienda de Pedro Jaimes, acto realizado de manera irregular, durante el cual confiscaron equipos del tuitero y funcionarios hurtaron ropa y otros elementos que no estaban vinculados a la investigación. Ese día la juez, Jaqueline Marín de Soto, preguntó a la Fiscalía si tenían a los funcionarios que formaron parte del allanamiento, pero los fiscales mencionaron que no los pudieron contactar, por lo que su intervención se pospuso para la siguiente audiencia.

El primero de diciembre de 2020 se celebró la tercera audiencia de juicio, durante la cual se realizó el interrogatorio a los funcionarios que formaron parte del allanamiento; dos de ellos no comparecieron porque, según informó la juez, estaban detenidos por el caso de Fernando Albán. La cuarta y quinta audiencia no se celebraron por receso judicial y por falta de acceso al expediente, lo que retrasó dos semanas más el juicio.

El 22 de diciembre la hermana de Pedro, Trina Jaimes, se presentó en el Tribunal como testigo del allanamiento a la vivienda y fue interrogada por las partes. El seis de enero de 2021 se celebró la séptima audiencia, durante la cual se presentaron y evaluaron pruebas técnicas: el vaciado de contenido de la laptop, teléfono, radio shack y antena confiscadas a Jaimes. Además la Fiscalía contactó vía telefónica al experto Freddy Castellanos, quien hizo la inspección física de los equipos en conjunto con otro funcionario; explicaron que no pudieron extraer ningún contenido pues la radio y la antena son equipos analógicos.

Quince días después se celebró la octava audiencia de juicio, destinada para las conclusiones. Hoy, 21 de enero de 2021, las partes dieron cierre al proceso: la Fiscalía continuó en la exigencia de prisión para el tuitero mientras la defensa, ejercida por Espacio Público, pidió la libertad plena y la declaratoria de inocencia de Pedro Jaimes.

Al finalizar la audiencia la juez declaró la inocencia de Pedro Jaimes, después de dos años, ocho meses y 11 días el tuitero está en libertad plena. Sin embargo, el proceso no termina.

Reparación por la violación de los derechos de Pedro Jaimes

Pedro Jaimes es un aficionado a la aviación, directamente ligada a la meteorología, y publicaba frecuentemente sobre estos temas en su perfil en Twitter. A sus ocho años de edad ya visitaba torres de control en vacaciones y se graduó en el Liceo Militar Libertador, en Maracay, estado Aragua. Como parte de sus estudios tenía acceso a cursos de meteorología de la Fuerza Aérea, donde aprendió durante tres años sobre el tema, incluso estudió paracaidismo.

Desde el 23 de abril de 2013 comparte información en Twitter, y para la fecha de su detención contaba con más de 80.000 seguidores atentos a sus actualizaciones sobre el clima, la aeronáutica, información general y reportes de actualidad.

Jaimes es cabeza de familia, se dedicaba a la venta de artículos por Internet y su detención arbitraria también afectó el sustento de sus hermanas. El Helicoide dejó secuelas psicológicas y físicas que incluyen estrés postraumático, dolores físicos por la fractura de una costilla, problemas en la piel y otras condiciones médicas producto de la estadía en una celda sin ventilación, sin higiene suficiente ni acceso frecuente a la luz solar ni al agua potable.

Sobre su caso se pronunciaron numerosas organizaciones nacionales e internacionales, además Jaimes es beneficiario de medidas cautelares de protección de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos; el Grupo de Trabajo de Detenciones Arbitrarias (GTDA) de la Organización de Naciones Unidas documentó su caso, determinó que su detención fue arbitraria, y exigió al Estado venezolano la reparación por la violación de sus derechos humanos. Por otra parte, la Misión Internacional de Determinación de los Hechos designada por el Consejo de  Derechos Humanos de la ONU también documentó su caso, y estableció que hay indicios para asegurar que Pedro Jaimes fue víctima de tortura y otros presuntos crímenes de lesa humanidad.

En su caso se cuentan múltiples violaciones del derecho al debido proceso, tratos crueles, inhumanos o degradantes; falta de atención médica, tortura, violación de su derecho a la defensa y otras violaciones a sus derechos humanos. El Estado tiene la obligación de remediar la situación de Pedro Jaimes, reparar los daños según lo establecido en la legislación Internacional, e indemnizar al tuitero, como lo exigió el GTDA de la ONU.

La defensa continuará en la exigencia de cumplimiento de la reparación a Jaimes ante la Fiscalía de Derechos Humanos, que tiene la obligación de investigar a las y los funcionarios involucrados en el caso por las violaciones a sus derechos humanos, la identificación de responsables, y el posterior juicio imparcial que dicte sentencia según lo establecido en la Constitución Nacional. El Estado venezolano sigue en deuda con Pedro Jaimes, los crímenes de lesa humanidad no prescriben.

El caso en números

  • Detenido por un tuit de 59 caracteres
  • 35 días desaparecido
  • 3 delitos imputados sin pruebas y sin una ley que respaldara la acusación
  • 138 días sin defensa legal, pues el Estado entorpeció la juramentación de sus abogados
  • 8 veces difirieron su audiencia preliminar
  • 1 año, 5 meses y 17 días detenido arbitrariamente en El Helicoide, en condiciones precarias
  • 1 año, tres meses y cuatro días sometido a medidas cautelares restrictivas de su libertad
  • 15 veces fue diferida su audiencia de juicio, entre el 31 de enero de 2019 y el 19 de noviembre de 2020
  • 3 jueces diferentes llevaron su causa: Edwin Camacaro, Rumely Rojas y Jaqueline Marín de Soto

Referencias

↑1En caso de que la información publicada fuera confidencial, Pedro Jaimes no podría ser sancionado debido a que no tiene condición de funcionario público. El numeral 47, de los Principios Tshwane protege a todo aquel que reciba, posea o distribuya información clasificada y que no trabaje en un organismo del Estado; este numeral también señala que ciudadanos que no sean funcionarios no pueden ser objeto de cargos por conspiración u otros delitos relacionados con la búsqueda y obtención de información clasificada.

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: