#NoticiaInternacionales

Y siguen llegando: Migrantes venezolanos que caminaron a Estados Unidos durmieron en Doral Park

Un grupo de migrantes venezolanos que llegaron a Miami después de ingresar a Estados Unidos desde la frontera entre Estados Unidos y México durmieron al aire libre durante días en un Doral Park después de luchar para encontrar vivienda.

Con una bala y 12 tornillos en la pierna izquierda producto de una protesta en su natal Venezuela, Alexis Meléndez partió a pie a mediados de enero desde su país por las junglas y ciudades de América Latina, con la esperanza de llegar a Estados Unidos. El pintor de casas, junto con su sobrino adolescente y su primo, navegaron por la peligrosa Selva del Darién, el tramo boscoso de 66 millas que conecta Colombia con América Central a través de Panamá.

Otros venezolanos que desafiaron la lodosa y remota ruta migratoria se convirtieron en parte de su clan en el camino. Durante tres meses, el grupo trabajó y caminó por Panamá, Costa Rica, Nicaragua, Honduras y Guatemala, tomando autobuses cuando podía. Un hombre nicaragüense se les unió a mitad de camino.

A mediados de marzo, los inmigrantes llegaron a la ciudad fronteriza mexicana de Ciudad Acuña, donde cruzaron el Río Grande hasta Texas y se entregaron a las autoridades fronterizas de Estados Unidos.

“Lo que está pasando en Venezuela no es un secreto para nadie. El dinero no alcanza para nada. Tengo a mis hijos y a mi madre que mantener”, dijo Meléndez, de 36 años, padre de seis hijos del estado noroccidental de Zulia. Se les permitió ingresar a los Estados Unidos para dirigirse al sur de la Florida, pero sus dificultades aún no habían terminado. Desde que llegaron al condado de Miami-Dade para esperar sus citas de inmigración, la docena de migrantes ha dormido al aire libre durante días.

Meléndez y otros dos, los primeros miembros del grupo en volar desde Texas antes de que los otros llegaran al sur de la Florida, pasaron 10 días durmiendo cerca de la Oficina de Inmigración y Control de Aduanas de Miramar y luego en la hierba del Doral Downtown Park.

“No queremos ser una carga para nadie. Simplemente queremos ayuda para tener un techo”, dijo Meléndez, quien agregó que llamó a una línea directa de refugio pero que no pudo conseguir camas para él y sus familiares.

En los últimos meses, más y más inmigrantes como Meléndez han llegado al sur de la Florida y tienen problemas para encontrar donde quedarse, dijeron al Miami Herald grupos que ayudan a las personas sin hogar.

En una noche en que llovió, el grupo se metió debajo de una carpa para eventos que alguien había dejado. Recogieron la basura del parque. Los que los vieron les regalaron pizza y hamburguesas.

Angél Pérez, de 22 años, miembro del grupo de viaje de Meléndez que también es de Venezuela, le dijo al Herald que parte de la dificultad es que el grupo no tiene conexiones en Estados Unidos.

“Aquí no tenemos familia ni nadie que nos pueda echar una mano para decir, ‘Oye, hay un cuarto, ey, y busca trabajo’”, dijo, “Necesitamos eso. Apoyo. Porque todos somos personas, cada uno tiene su trabajo”.

El miércoles por la noche, Meléndez y los otros migrantes en el parque de Doral encontraron refugio en un motel de Coral Gables a través del Miami-Dade Homeless Trust, la organización enfocada en los programas para personas sin hogar del condado, que también supervisa las subvenciones para los refugios. La ayuda se produjo después de que María Bilbao, la coordinadora de campaña del Comité de Servicio de los Amigos Estadounidenses, y otros tuitearon a la alcaldesa del condado Daniella Levine Cava. Bilbao conoció al grupo como parte de su trabajo con el Círculo de Protección de Miramar, que acude a la oficina del ICE todos los miércoles para apoyar a los inmigrantes.

“Los desafíos que enfrentan los inmigrantes y refugiados al llegar a Miami-Dade continúan”, dijo Levine Cava. “El apoyo inmediato que brindamos para su seguridad y salud debe combinarse con soluciones a largo plazo de nuestros socios a nivel estatal y federal”.

El Homeless Trust y una de sus organizaciones asociadas le dijeron al Herald que han visto un aumento reciente de inmigrantes recién llegados provenientes de la frontera sur que necesitan ayuda para encontrar lugares para vivir en el sur de la Florida.

El presidente de la junta del Homeless Trust, Ron Book, dijo que el aumento comenzó hace unas seis semanas. Las súplicas de ayuda han llegado a través de sus equipos de relaciones comunitarias, organizaciones asociadas y llamadas a la línea directa.

“La explosión no es lo que hemos visto [antes]. No hemos visto la cantidad masiva de personas sobre las que estamos recibiendo llamadas en este momento”, dijo.

La experiencia de Meléndez levanta preguntas sobre cómo la tensa red de servicios de vivienda y personas sin hogar del sur de la Florida—que ya enfrenta una ola de desalojos posteriores a Surfside de estructuras inseguras, los desafíos de COVID-19 y un mercado inmobiliario costoso— manejará lo que Book describió como un “aumento significativo” de migrantes recién llegados de la frontera en busca de servicios. Había 970 personas sin hogar sin refugio y 2,470 personas sin hogar con refugio en el condado de Miami-Dade contadas en un censo de Homeless Trust a fines de enero.

“Sin los grupos basados en la fe de toda nuestra comunidad, sin grupos religiosos en todo el sur de la Florida, sin organizaciones sin fines de lucro que quieran ayudar a marcar una diferencia positiva en las vidas de las personas que han huido de sus países, vamos a tener un problema,” dijo Book.

El objetivo del Homeless Trust y sus socios es ayudar a reasentar a los inmigrantes que llegan a donde quieran ir, ya sea en Miami o en otro lugar, agregó. El Homeless Trust ha estado colaborando con otros grupos, dijo. Le pidió al gobierno federal que ayude al condado de Miami-Dade a manejar la situación.

“Cuidamos a las personas, ayudamos a las personas, hacemos una diferencia en la vida de las personas, y eso incluye a la población inmigrante, pero es injusto preguntarnos cuando nuestros recursos ya están agotados para encontrar una manera de estirarlos más allá que la banda elástica me permitirá estirarlos”, dijo Book. “Alguien tiene que decir algo en Washington”.

A principios de diciembre, Hermanos de la Calle, una organización cristiana sin fines de lucro con el Homeless Trust que ofrece vivienda y servicios a la población sin hogar, se encontró con una madre venezolana sin hogar. Estaba llorando afuera del Centro de Gobierno en el centro de Miami con su hijo de 15 años. La mujer, cuya cita con ICE fue en Miramar, había cruzado la frontera entre Estados Unidos y México hacia Texas.

Desde entonces, Hermanos ha notado un aumento en el número de familias inmigrantes de la frontera que llegan al sur de la Florida, la mayoría de las cuales han caminado a Estados Unidos. El grupo ha ayudado a unos 240 migrantes que buscan vivienda, incluidas 35 familias, dijo su directora de vivienda, Malena Legarre. Ella y Book dijeron que han ayudado a personas de Venezuela, Nicaragua, Colombia, Cuba, Brasil, México, Haití y otros países.

“El crecimiento es exponencial. No solíamos tener encuentros con este tipo de casos. Era muy raro recibir llamadas así de familias enteras de inmigrantes. Esta explosión es nueva”, dijo.

Legarre dijo que los teléfonos de la organización no dejan de sonar. Algunas personas llaman desde los aeropuertos de Texas o Miami en busca de vivienda. Otros son recién llegados cuyas familias o propietarios ya no pueden o no podrán alojarlos. El jueves, dijo, recibió una llamada de una familia venezolana con dos hijos que vive en un carro en Miami porque ya no pueden quedarse con sus familiares.

“La gente llega al aeropuerto, nadie los recoge ni les atiende el teléfono, y empiezan a llamar a las líneas de atención del gobierno, o Hermanos de la Calle, o simplemente se pasan días en el aeropuerto hasta que alguien los ayuda, o se van al aeropuerto e ir a un parque”, dijo Legarre.

En colaboración con el Homeless Trust, Hermanos ya ha podido encontrar refugio a largo plazo para algunos. La joven madre venezolana ahora vive en su propio apartamento con su madre y su hijo. La organización le envió cajas de pizza al grupo de Meléndez y les consiguió alojo en Ohio. Pero Legarre también le dijo al Herald que los servicios en el sur de la Florida ya están al límite de su capacidad mientras intentan ayudar a los inmigrantes recién llegados.

“Ahora que están aquí, tenemos que ayudarlos en todo lo que podamos”, dijo.

Alexis Meléndez, a la derecha, con su sobrino José Méndez, al centro y su primo Miguel López. Los miembros de la familia salieron juntos de Venezuela en enero para venir a los Estados Unidos. Al no poder encontrar dónde quedarse, durmieron en un parque de Doral. Syra Ortiz-Blanes SYRA ORTIZ-BLANES

Mientras tanto, Meléndez dijo que estaba “contento, alegre y gozoso” de haber asegurado refugio en un motel después de dormir afuera durante días. Junto con su sobrino José de 19 años y su primo Miguel de 28 años, quien dejó atrás a su esposa y su hija de dos años, les alientan las oportunidades que esperan encontrar en los Estados Unidos.

“Vine con muchas ganas de venir a este país a trabajar y hacer el bien y salir adelante, por mí y por mis hijos y mi mamá”, dijo Meléndez al Nuevo Herald.

Pérez, el joven de 22 años que conoció a Meléndez en la Selva del Darién, ha estado viviendo fuera de Venezuela desde que tenía 17 años, luego de que su madre ya no pudiera pagar sus estudios. Ha vivido en Colombia y Ecuador durante los últimos cinco años y trabajó como ayudante de albañil y de panadería. Pero el dinero solo alcanzaba para la comida y el alquiler, y solo le quedaban unos pocos dólares para mantener a su familia en casa.

“Pongámoslo de esta manera: si no trabajo, mi madre no come”, dijo.

A pesar del arduo viaje de meses, desde las selvas de Colombia hasta las calles de Miami, Pérez dijo que siente lo mismo que Meléndez y los demás miembros de su grupo de viaje.

“Estoy verdaderamente agradecido con Estados Unidos porque me ha abierto las puertas a un nuevo futuro”, dijo. “De repente estamos durmiendo en la calle, pero es un paso más para nosotros”.

Un grupo de migrantes venezolanos que llegaron a Miami después de ingresar a Estados Unidos desde la frontera entre Estados Unidos y México durmieron al aire libre durante días en un Doral Park después de luchar para encontrar vivienda. BY AFSC FLORIDA / CÍRCULO DE PROTECCIÓN DE MIRAMAR.

ENH

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: