#Noticia

A casi quince días de la Masacre: a familiares no le han dado listado definitivo con nombres de fallecidos y heridos

En el Centro Penitenciario de Los Llanos (Cepella) de Guanare estado Portuguesa, los privados de libertad son de mediana a alta peligrosidad y al igual que en el resto de los penales venezolanos, los llamados “pranes” (líderes negativos) son los que mantienen el control.

“Es irrito y absurdo que un preso, llámese como se llame y tenga el sobrenombre que tenga, sea quien controle una cárcel. Es una aberración, algo que va en contra de todas las leyes, y ahora Iris Varela dice que aplicará el nuevo régimen penitenciario cuando la cárcel debió tener el control del Estado desde el principio”, opinó el Observatorio Venezolano de Prisiones.

En la masacre de Guanare del 1 de mayo solo fueron asesinados aquellos reos calificados como “manchados”, los cuales son hombres que no tienen ningún tipo de derecho en la estructura del “pranato” que domina en las cárceles venezolanas.
“Si no le pagan al pran, los reclusos no tienen derecho a tener celda, a ocupar un espacio, a ser trasladado para un procedimiento”, explicó, por su parte, la diputada ante la Asamblea Nacional (AN), María Beatriz Martínez.

A casi quince días de haberse registrado este motín en el Cepella, los familiares, todavía no se le ha proporcionado por parte de las autoridades un listado definitivo con los nombres de los fallecidos y heridos.

El “pranato” comenzó a hacerse más notable en las cárceles venezolanas a partir de los años 2007 y 2008 y representa una señal de la ineficiencia del Estado en el sistema penitenciario.

Los reos del Centro Penitenciario de Los Llanos estaban protestando porque no les estaban entregando la comida que su familia les llevaba. La diputada Martínez explicó que los guardias se las roban.

“Los familiares insisten en que los presos estaban reclamando por alimentos y que, aparentemente, el pran también estaba reclamando una situación que lo involucra a él y a sus intereses (…) La protesta se convirtió en revuelta”, explicó.

Cepella es una cárcel construida para 750 reclusos. Sin embargo, la población penal en la actualidad está cerca de los 3.000 presos.

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: