#Noticia

El periodista Roman Anin arroja luz sobre la corrupción en Rusia

Aprende a interpretar registros financieros, a programar y a colaborar. Si la carrera del periodista de investigación Roman Anin en Rusia es un ejemplo, así es como se logra exponer a la corrupción y al crimen transnacional y a hacer que los líderes rindan cuentas.

Anin es el ganador del Premio Knight Trailblazer 2020 otorgado por el Centro Internacional para Periodistas (ICFJ), que recibió por fundar IStories (o “Historias importantes”). Con 33 años, ha pasado más de una década arrojando luz sobre casos de corrupción en la Rusia de Vladimir Putin, un país donde la corrupción generalizada ha insensibilizado tanto a los ciudadanos que sus consecuencias pueden ser difíciles de impresionar a los lectores.

“La corrupción generalmente involucra lavado de dinero y a paraísos fiscales”, dice Anin. “Tienes que explicar todo esto a tus lectores, por eso tratamos de ser creativos y simplificar las cosas. Pero aun así, es difícil sorprender a la audiencia rusa con estos temas”.

Aprender a contar estas historias complejas representó un desafío — y una oportunidad— para Anin. Aprendió por sí mismo los entresijos de la contabilidad y el análisis financiero para entender mejor cómo reconocer casos de malversación y corrupción.

“Es de vital importancia que cada periodista que escribe sobre el tema desarrolle conocimientos financieros”, observa. “Sin ellos, es simplemente imposible encontrar historias y probar lo que dices”.

Rusia es un entorno notoriamente hostil para los periodistas. Durante la mayor parte de su carrera, Anin fue reportero en la unidad de investigación del diario Novaya Gazeta, donde cinco periodistas han sido asesinados por su trabajo desde el año 2000. “Solo tienes que acostumbrarte a la idea de que es peligroso y vivir con ello porque de otro modo no puedes hacer tu trabajo”, dice. “Todos nosotros, periodistas de investigación en Rusia, hemos tomado nuestra decisión, somos adultos y comprendemos los riesgos”.

Para Anin, su investigación de 2016 sobre el vasto imperio offshore del renombrado violonchelista ruso Sergey Roldugin a través del cual lavó miles de millones de dólares es la más importante hasta la fecha. Roldugin es un amigo cercano de Putin y el padrino de la hija de Putin.

La pieza, que se publicó como parte de los Panama Papers, inspiró investigaciones similares en el resto de Europa. También provocó una respuesta del propio Putin, recordó Anin. “Dijo, cito: ‘Parece que esta historia fue escrita por un abogado y no por un periodista’, lo que personalmente me encantó porque significa que hice un trabajo profesional porque no había un solo hecho que él pudiera argumentar”.

Antes de que Anin comenzara a estudiar minuciosamente los registros financieros para producir investigaciones innovadoras, era un jugador de fútbol profesional en Moldavia, un sueño que cambió cuando su familia se mudó a Rusia en busca de una vida mejor.

“Estaba un poco deprimido, pensando qué haría a continuación. Un día estaba acostado en el sofá viendo un partido de fútbol por televisión y el comentarista era realmente malo. Y pensé que ese hombre no sabía nada sobre mi juego favorito y que probablemente yo podía comentar mejor que él”, recuerda.

Anin se matriculó en la Universidad Estatal de Moscú para estudiar periodismo y consiguió trabajo como periodista deportivo en Novaya Gazeta en 2006. Dos años más tarde, cuando Rusia entró en guerra con Georgia, una Novaya Gazeta con poco personal envió a Anin para cubrir el conflicto. Satisfechos con su trabajo, los editores del periódico lo trasladaron a la unidad de investigación de la redacción cuando regresó.

Una década después, Anin accedió a una beca de periodismo Knight en la Universidad de Stanford. Allí agregó programación, Javascript y especialmente Python, a su conjunto de habilidades, lo que inspiró su visión de IStories.

Anin dejó Novaya Gazeta a principios de 2020, tras 14 años, para fundar su nuevo proyecto.

IStories es un medio colaborativo e investigativo que utiliza la programación para llevar a cabo su reporteo de manera más eficiente. Por ejemplo, Anin ha desarrollado aplicaciones para la redacción que facilitan el análisis de transacciones empresariales, contratos estatales y adquisiciones, explicó. “Suman eficiencia ya que le dedicamos menos tiempo a algunas de las tareas repetitivas que tenemos que cumplir mientras investigamos”.

Un elemento central de la misión de IStories es su compromiso de colaborar con medios regionales e internacionales. “Tratamos de publicar todas nuestras historias en cooperación con medios regionales, centrales e internacionales”, explica Anin. IStories ya ha colaborado en FinCen Files, una investigación colaborativa multinacional sobre bancos globales y lavado de dinero a gran escala. Coordinado por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación, más de 100 medios han estado involucrados, con piezas de investigación publicados hasta ahora en más de 80 países.

“Creo que investigaciones como los Panama y los Paradise Papers muestran que el verdadero poder del periodismo está en unir fuerzas y no en competir entre sí”, dice Anin. “Estoy muy orgulloso de haber sido parte de las principales investigaciones transfronterizas de los últimos 10 años”.

Anin fundó IStories hace solo cinco meses, justo cuando el mundo comenzaba a enfrentarse al COVID-19. El nuevo coronavirus lo obligó a él y a su equipo a cambiar de rumbo incluso antes de empezar. Abandonaron los informes que habían planeado originalmente y se centraron en la pandemia.

“Fuimos los primeros en informar que los ventiladores comprados por el estado ruso eran realmente malos y que se habían vendido a los hospitales”, dijo Anin. “Había una cadena de empresas falsas y, después de que se publicó nuestra investigación, un par de esos ventiladores se quemaron, matando al menos a seis personas. Más tarde el estado tuvo que cancelar todos los contratos”.

Anin planea mantenerse fiel al nombre de IStories, brindando a los rusos las historias importantes que necesitan para que sus líderes rindan cuentas. También está construyendo una plataforma educativa en el sitio para equipar a sus colegas con habilidades críticas para el periodismo de investigación actual.

“Mi consejo es: aprende a programar, aprende a leer datos financieros y aprende algo de psicología para poder obtener todo lo que puedas de las fuentes”.


David Maas es director de JNet.

ICFJ también premió a la periodista Lina Attalah, cofundadora y editora en jefe de Mada Masr, en su Tributo 2020 a Periodistas.

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: