#NoticiaInternacionalesOpiniónPolítica

El silencio de los justos no es bueno, Por: Diógenes Tirado



En Venezuela, se ha afincado la dictadura más cruel de América Latina, en sus inicios intentó matizar ligeramente sus actitudes, además de impregnarse así misma de algunas narrativas socialistas, significando la oportunidad de inclusión y participación en un país que evidentemente adolecía de vínculos de sus ciudadanos en los asuntos públicos, estos eran reducidos al aparato político de aquel entonces.

Lejos de cambiar estas circunstancia, solo se vivió un tiempo de fachada, y agotándose todos los recursos del país, producto de la corrupción desbordada a la que fuimos sometidos por parte de la improvisación constante, a la hora del manejo de los recursos del Estado, hoy tenemos un país con los mayores índices de violencia, que se acrecientan paulatinamente por la no existencia de políticas publicas que puedan contener este flagelo, mas de 6 millones de migrantes, convirtiéndonos en una centrifuga de capital humano, pero también de delincuencia y prostitución, alarmando así a toda la región.

Mientras la vida en Venezuela transcurre en un constante enfrentamiento político, entre los factores del chavismo, y de la oposición, quienes tampoco revisten ante la población una opción creíble para superar este atajo que nos hunde en la pobreza, abriéndose paso aceleradamente a la crisis multidimensional que golpea a todos los hogares venezolanos, el régimen utiliza todos los artilugios posible, en materia jurídica, en el espectro de la diplomacia de la política internacional, e internamente con todo el aparato represivo de los organismos de seguridad, para: perseguir, amedrentar, torturar y finalmente violentar los derechos humanos de la población de forma sistemática.

El cinismo empleado por los representantes del estado Venezolano, para negar la cadena de violaciones de los derechos humanos, incluso de población vulnerable, como ancianos, y niños es sin precedentes, la capacidad de engañar y mentir ha sido puesta a prueba superando toda expectativa, quienes usurpan el poder político en Venezuela son monstruos con una capacidad infinita de reproducir el mal, el infierno de dante es personificado en el alma de cada Venezolano, han convertido a Venezuela, en ruinas, y a sus habitantes en mendigos, sufriendo los embates de un holocausto moderno, solamente comparable con el horror nazi, estamos en pleno desarrollo del holocausto del siglo XXI.

Será muy importante confrontar nuestros miedos y convertirlos en un motor contra la tiranía, la política internacional tiene sus mecanismos, y trabajan en ese sentido, pero no habrá lucha en el contexto internacional, si la propia población renuncia a ella, todos los mecanismos son útiles y viables, es una expresión del desarrollo de la lucha en el país, que lamentablemente no se ha puesto en practica, delegamos nuestra responsabilidad histórica, con nuestros familiares, con nuestros amigos, y mayormente con nuestros hijos, a la política de orden internacional, y a los representantes de los partidos políticos que solo aparecen cuando hay un proceso electoral.

Se debe abandonar la comodidad de las oficinas, del hogar y los diálogos placenteros, por la lucha de calle, por la protesta, delineada desde diferentes ángulos, y así construir un escenario de fuerza social no violenta, que contribuya paradójicamente, apagar el silencio ensordecedor al que nos han empujado desde la dictadura.

El venezolano esta malogrado, yace con profunda herida, confundido y muchas veces en las labores pertinentes, para poder llevar el sustento y la medicina al hogar, cada día se hace mas difícil, las dificultades inundan, sin embargo debemos empinarnos sobre ellas, y convencernos para luego convencer a otros, que podemos conquistar nuestra libertad y redemocratizar al país, sí arriesgamos y ubicamos una forma de aportar a esa causa, de no hacer, no solo estaremos derrotados, sino que entregaremos malas cuentas a nuestra próxima generación, renunciamos a una lucha, que ni siquiera dimos, renunciamos a la libertad y preferimos la esclavitud moderna, no fuimos capaces de generar acciones mancomunadas socialmente para derrumbar el muro del silencio que nos han cargado a nuestra espalda.

Sin desmeritar a la población que bárbaramente resiste estoicamente la crueldad de este sistema, que anhela el cambio y tiene esperanzas, aun es posible hacer mucho mas, nuestro deber estratégico es organizarnos y encausar a todos los sectores de la población para que en si mismos defiendan y jamás renuncien a su derechos, se requiere visualizar diversos mecanismos, que nos inspiren y motiven a lograr cambios.

Quizás algunos medios ideales los podamos encontrar en: la poesía, expresarnos a través de ella, ha sido una constante en el mundo, que lucha y ejemplo de ello; Romeo y Julieta de Shakespeare, o lo que desencadeno en España el asesinado del Poeta Federico García Lorca, y a su vez lo que represento para Pablo Neruda, quien hablo de no perdonar nunca lo que se hizo con Lorca, expresando una amistad que revivía continuamente, también Neruda y su lucha por la libertad, sus posiciones en Chile. Mucho en fin que rescatar y extraer para la causa de Venezuela en la poesía, en nuestros cultores, en el arte urbano, en el teatro, en la música urbana o la música llanera, en la pintura, en el muralismo, en los mimos, en la danza, hay sin lugar a dudas un inmenso radio de acción que faltan explorar y a su vez explotar para que nuestro pueblo enarbole las banderas de la libertad, de la esperanza y de la vida.

Venezuela es un país, tan golpeado por la dictadura, que hasta su esencia espiritual ha sido mancillada, y desdibujada a través de la brujería, y otras practicas satánicas, sin embargo es un pueblo de Dios, que debe recomponerse en su fe cristiana, sometiéndose a un profundo sacudón espiritual, para alcanzar entonces, la dimensión real de lo creativo, de lo justo, de lo sublime, así emergerán una serie de procesos que nos ayudaran de forma inmediata a abandonar el silencio de los justos, y emprender una cruzada inmensa que debe terminar con la claudicación de todos los horrores y la restauración de los derechos humanos.

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: