CaigaQuienCaiga.net

#NoticiaOpinión

En una playa de arenas negras Por José Gabriel Carrasco

Todo el entorno del que formamos parte, incluidos nosotros, tiene una singularidad que lo hace único, diverso y diferente. Esta singularidad tiene el potencial de la alternatividad, donde nuestra capacidad creativa puede construir diferentes caminos hacia un futuro mejor.

(José Gabriel Carrasco Ramírez)

Singularidad: donde el contraste integra la diversidad

Reconozco que una de las motivaciones que tengo para viajar es encontrar sentido a la vida en cada lugar que he visitado.

Hace unos años viajé a Costa Rica con la curiosidad de saber cómo el entorno natural podía impactar en la estabilidad y el progreso de esa nación, a tal punto que ha llegado a ser conocida como la “Suiza de América”, aunque la cordialidad de su gente supera con creces el perfil de ese agradable país europeo, en mi itinerario por la costa del Mar Caribe coloqué como punto obligado de la visita el Parque Nacional Cahuita, el camino que recorrí es una experiencia inolvidable que jamás volveré a vivir. dejo de recomendar, incluyendo la sorpresa de encontrar un antiguo pozo exploratorio de petróleo de principios del siglo XX, así como la pasarela de madera en la ruta a Punta Vargas, siendo necesario mencionar las playas de arena dorada que forman parte de este espacio natural, que hacen gala de su calidad caribeña.

Balance

“El contraste” . Escuché a una señora decir que estaba siguiendo una conversación que estaba teniendo con unos lugareños, preguntando qué estaba provocando la naturaleza en su forma de ver la vida.

El contraste es el punto donde se integran los opuestos y es la clave para el equilibrio del conjunto, creando un equilibrio que facilita una vida pacífica.

Martha, recuerdo que me dijo su nombre, tenía un acento que denotaba su origen extranjero.

“Es alemana”, pensé.

“Soy de Austria”, comentó como respondiendo a mi pensamiento.

Cuando pensamos en el contraste, generalmente imaginamos dos elementos diferentes colocados juntos y notamos las diferencias entre ellos. Sin embargo, el contraste es como el punto donde se encuentran la tarde y el crepúsculo, o la noche y el amanecer. Si entendemos el contraste como la integración de diferentes condiciones, podemos interiorizar que es precisamente el contraste lo que las hace complementarias y únicas.

La señora intuyó que mi recorrido por Costa Rica estaba en modo, como a la salida ya nos iremos viendo, por lo que me recomendó visitar Barra de Parismina para entender lo que decía.

Entonces organicé un plan de tres días para ir a ese lugar inaccesible por tierra.

Saliendo de Siquirres realicé un curioso recorrido entre plataneras hasta llegar al muelle de Caño Blanco, donde tuve la oportunidad de tomar el servicio de lancha-taxi que, en un recorrido por el río Tortuguero, duró unos 20 minutos hasta llegar a Parismina.

Con una población de 600 personas, Parismina tiene ese aire costero típico de la cultura caribeña. Además del idioma español, sus habitantes hablan un dialecto llamado criollo limonense, una mezcla del inglés caribeño con influencias del español y otras lenguas africanas y europeas que han evolucionado durante cientos de años en la costa caribeña de Costa Rica, especialmente en la provincia de Limón, siendo hablado por la mayoría de la población de la región. Además, noté que algunas personas en Parismina también hablaban lenguas indígenas como Bribri y Cabécar, que son lenguas nativas de Costa Rica.

Pura vida

Después de acomodar mi equipaje reducido para este viaje en un alojamiento agradable, salí a caminar por la playa de Parismina: ¡ una amplia franja de arena negra!

Por supuesto, me sorprendió descubrir esta peculiaridad en comparación con la constante caribeña de playas de arena blanca o dorada.

La playa de Parismina tiene esa tonalidad oscura debido a la presencia de una gran cantidad de minerales volcánicos en la arena. Transportado por ríos y arroyos que desembocan en el mar, este material se ha depositado en la playa durante siglos.

La presencia de estos minerales no afecta a la calidad del agua ni resta atractivo a la playa, al contrario, le confiere un aspecto único y distintivo que la hace especial. Agregando el toque bohemio y ecológico, Parismina adquiere el estatus de un lugar mágico.

Según la historia local, el nombre “Parismina” proviene de la combinación de dos palabras indígenas que se usaban para describir el lugar.

La primera palabra es “paris”, que en lengua cabécar significa “río” o “agua”. La segunda palabra es “mío”, que en lengua bribri se refiere a una zona rodeada de montañas.

En la cultura indígena local, este lugar era considerado sagrado y se creía que tenía poderes curativos y mágicos. Los antiguos habitantes de la zona acudían allí en busca de refugio y sanación. A medida que los colonos llegaron a la región, se adoptó el nombre de Parismina para describir el área y finalmente se convirtió en el nombre oficial de la comunidad.

Esta creencia ancestral es un reflejo de la profunda conexión que existe entre las culturas indígenas y la naturaleza, y cómo la percepción de lo sagrado tiene un efecto integrador.

Después de este primer paseo, me apunté a un programa de vigilia con un grupo ecológico dedicado a la conservación de las tortugas marinas, que de madrugada paseaba por la playa de Parismina para observar cómo llegaban a desovar estas extraordinarias criaturas. Siendo finales de abril, la luna llena favoreció la llegada de las tortugas. Esa noche vimos llegar una tortuga laúd de más de 2 metros. En unas tres horas que me parecieron muy largas, esta tortuga puso más de 100 huevos antes de volver al mar.

Después de esperar otras dos horas, los voluntarios procedieron a desenterrar los huevos para transportarlos cuidadosamente al criadero de conservación, un área protegida donde los huevos están a salvo de los depredadores naturales y las fluctuaciones extremas de temperatura. Allí se marcaron y registraron los huevos, esperando unos ochenta días para el nacimiento de las tortuguitas.

Confieso que ese día comencé a ser ecologista voluntario no militante.

Conversando con el coordinador de la organización conservacionista que realizó este encomiable trabajo, teniendo en cuenta que la tortuga laúd es una especie en peligro de extinción, también le pregunté cómo influye la naturaleza en la visión de vida del costarricense.

“La vida simple. Pura Vida”, me dijo.

En lugar de tener un solo tipo de paisaje dominante, Costa Rica tiene una gran variedad de ecosistemas que coexisten y se complementan entre sí. Además, cada uno de estos entornos naturales cuenta con su propia biodiversidad, que se ha adaptado a las condiciones específicas de cada hábitat. Y nosotros, que formamos parte de ese ecosistema, también hemos logrado asimilar la necesidad de interactuar manteniendo el equilibrio, utilizando siempre la forma más sencilla. Una actitud compleja distorsiona nuestra relación con lo que nos rodea, alejándonos de la verdadera libertad. “¿No has estado en Playa Ballena?”, me preguntó el joven. “Aquí somos unos cuantos que manifestamos en nuestra hazaña ambiental, cómo vivimos la libertad. El camino de Parismina. Pero en Playa Ballena, podrás observar jóvenes que reflejan el espíritu de libertad que inspira ese lugar en particular”.

Diversidad

Agregado a la lista de mi ruta por Costa Rica, Playa Ballena, ubicada al sur, en la costa del Océano Pacífico, es una playa rodeada de un impresionante entorno natural, con una exuberante selva tropical que le da un verde intenso al paisaje. de las montañas que se ven desde la costa.

La playa es conocida por su forma única en forma de ballena, que se puede ver desde el aire. También es un lugar popular para observar ballenas jorobadas, durante sus períodos de migración anual.

Cada año, desde mayo, el surf se convierte en el eje que moviliza la actividad en la zona. La Copa Ballena y el Circuito Nacional de Surf de Costa Rica atraen a surfistas locales e internacionales y son una oportunidad para demostrar sus habilidades en las desafiantes olas de sus playas.

Improvisando para agregar más lugares para visitar en mi viaje, decidí hospedarme en un hotel boutique en Dominical, un pueblo cercano a la playa del mismo nombre. Recuerdo que la noche que llegué se desató una tormenta tropical intensa, con descargas eléctricas impactantes. Y al día siguiente, cuando salí a caminar por la playa, aún con un clima algo revuelto, pude ver a decenas de jóvenes que venían a la playa a hacer surf, aprovechando las poderosas olas que todavía estaban presentes. Todos mostraban ese aire despreocupado y libre al que creo que se refería mi amiga de Parismina.

No estoy familiarizado con el surf, pero alrededor de este deporte hay todo un contexto cultural que le da ese carácter único, influyendo tanto en sus practicantes como en sus familias. Muchos dicen que es incluso un estilo de vida.

Esa tarde fui a visitar Playa Ballena. De finas arenas blancas, su entorno contrastaba con la modesta y relajada experiencia que viví en Parismina. Los hoteles y resorts de la zona reflejan el ímpetu que impregna el turismo en muchos lugares de Costa Rica, concentrando el interés de los viajeros extranjeros. Con una pujante actividad económica, el movimiento en torno a actividades de ocio y deportes náuticos, complementan una intrincada oferta de recorridos por destacados atractivos naturales de la zona. A pesar del desarrollo del lugar, el contingente de jóvenes que estaba en la playa denotaba el mismo aire de libertad que había notado en los voluntarios que conocí en Parismina.

Hablando con Sonia, la encargada del albergue donde me había hospedado, obviamente tenía que preguntarle sobre la cualidad de nación pacífica que caracterizaba a los costarricenses, sobre todo teniendo en cuenta la complicada realidad, no solo de otros países centroamericanos sino también pensando sobre América del Sur, particularmente por las dificultades sociales que atravesaba Venezuela.

“Diversidad”, afirmó.

La cultura costarricense es única en su diversidad, en la que convergen distintas etnias, idiomas, tradiciones y costumbres. Es precisamente esta diversidad la que crea una cultura única rica en matices, en la que el contraste es una de sus principales fortalezas. Nuestra nación aprendió a integrar respetuosamente esa diversidad, y ese respeto se convirtió en un rasgo de nuestro pueblo.

Y continuó: “Nuestro Premio Nobel de la Paz, el expresidente Oscar Arias expresó que la diversidad no es una amenaza para la paz, sino una fuente de riqueza”.

“Esto es algo sobre lo que tengo que escribir”, me dije.

Sin embargo, debo confesar que las líneas que aquí comparto son un pequeño atisbo de todo mi recorrido por este hermoso país.

De su carácter único, me quedé con una reflexión. No hay forma de comparación con Suiza. Definitivamente, es la Costa Rica de América.

Y del discurso de Oscar Arías al recibir el Premio Nobel de la Paz en 1987, creo firmemente que “La paz no es la ausencia de conflictos, sino la capacidad de resolverlos sin recurrir a la violencia (…) No se trata de pedir la imposible, sino de construir lo posible”.

Comment here