#Noticia

Felicitaciones a las Enfermeras: Con amor y dedicación cumplen su profesión

Aunque en Venezuela el personal de enfermería del sector público no tenga elementos para celebrar su día, deseamos mucha felicidad y optimismo en unas mejores condiciones de trabajo y de vida para ustedes enfermeros y enfermeras. Mujeres y hombres que se encuentran desde que explotó la pandemia del Coronavirus en la primera línea de batalla de esta mortal enfermedad dando batalla en muchas ocasiones las 24 horas del día para proteger y mantener la salud y el bienestar de los pacientes y de la sociedad en general. Las enfermeras y los enfermeros de hoy son equipos líderes de respuesta demostrando profesionalidad y entrega absoluta aportando su conocimiento, experiencia y competencia. Allí prestan atención de salud a pacientes de todas las edades, géneros, razas y nacionalidades. En un turno de guardia típico atienden casos de pacientes con infarto, apoplejía, diabetes, infecciones y con lesiones, entre otros; pero de la noche a la mañana que esta rutina cambió de un día al otro debido al brote repentino de la enfermedad por el Coronavirus del 2019 (COVID-19).Desde entonces, el número de pacientes que llega a diario a las salas de emergencias con síntomas de la COVID-19 ha crecido exponencialmente. Para evitar que la enfermedad se propague, han establecido un sistema de vigilancia estricto, verificando sus signos vitales y la toma la temperatura de los pacientes. Para casi todos los profesionales de la salud, esto es completamente nuevo. Sabíamos que el número de personas infectadas con la COVID-19 iba a aumentar, pero no que fuera a ocurrir tan aceleradamente. Y vamos a continuar viendo un incremento impresionante en los números, porque muchos pacientes regresan unos días después al empeorar sus síntomas. Si tenían otras enfermedades previas, se observan síntomas como niveles bajos de oxigenación o de presión arterial. Cuando tienen neumonía y dificultades para respirar se les intuba. Esto es preocupante, porque en la mayoría de los casos no se cuenta con suficientes respiradores. La situación también es difícil para los pacientes porque no se permite que sus familiares los acompañen. “Son unas circunstancias de mucho estrés para todos los profesionales de la salud e incluso para los pacientes. Queremos prestarles los mejores cuidados posibles, pero a la vez debemos protegernos para no llevar el virus a nuestras casas y a nuestras familias, y para no enfermar nosotros. Es difícil, sobre todo cuando ves a un colega que enferma y requiere intubación. En ese momento recordamos nuestra propia mortalidad. Todavía no hemos visto lo peor”, dice una enfermera consultada al respecto del tema.

PASIÓN, DUDA Y ESPERANZA “Volvemos a nuestros hogares y a nuestras familias, siempre manteniendo la distancia física durante el trayecto. Nos preguntamos si el Coronavirus nos acompaña en la ropa o en la piel. Llegamos a la casa y limpiamos la suela de los zapatos con cloro. Nos cambiamos de ropa. Antes de abrazar a nuestros hijos, nos lavamos las manos, sin recordar cuántas veces lo hemos hecho hoy y con la piel seca y agrietada”, adiciona la profesional de la enfermería consultada.NO DESMAYEN, NO SUCUMBAN….LAS NECESITAMOS AL FRENTE DE ESTA BATALLA…

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: