Caiga-Quien-Caiga-Tu-fuente-de-noticias
#NoticiaPolítica

Feria de candidatos que quieren representar a la Unidad en presuntas elecciones del 2024

Desde enero de 2022, la lista de precandidatos se ha engrosado. Hasta ahora, el factor común es la fragmentación opositora mientras los discursos de la dirigencia invocan a la unidad. No todos los que se asoman tienen la intención de llegar hasta las primarias, proceso que implica la erogación de importantes recursos para su realización

A la oposición le llueven los precandidatos presidenciales. Desde el inicio de 2022 se ha engrosado la lista de aspirantes de distintas organizaciones, varios de las cuales no están dentro de la Plataforma Unitaria.

Para efectos de este trabajo, se contabilizaron, al menos, 20 precandidatos opositores para convertirse en el abanderado unitario en las elecciones presidenciales que, según la Constitución, toca hacer en 2024.

En ese sentido, se percibe la fragmentación dentro del grupo de quienes se identifican como adversarios del gobernante Nicolás Maduro, quien aspirará a la reelección en dos años, cuando ya tendrá una década en el poder.

En medio de llamados de unidad, a la oposición le llueven los precandidatos presidenciales

El llamado a la unidad forma parte del discurso de los precandidatos, pero, en la práctica, persisten divisiones, una de las cuales es la posición de algunos aspirantes que se niegan a medirse en las elecciones primarias que la Plataforma Unitaria ha dicho que organizará.

«Dentro de la oposición se vive el dilema del prisionero. Hay confrontación de todos contra todos, fraccionamiento y debilitamiento de la oposición y de todo su liderazgo», aseveró el director del Centro de Estudios Políticos y de Gobierno de la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB), Benigno Alarcón, en julio pasado, durante la presentación del evento «Prospectiva 2022-semestre II».

En ese sentido, Alarcón llamó la atención sobre el reordenamiento de los distintos sectores de la oposición, «las oposiciones», dentro de los cuales hay grupos radicales, moderados y cooptados. El investigador insistió en la necesidad de que haya un solo proceso de elecciones primarias.

De acuerdo con una encuesta realizada por Delphos para el Centro de Estudios Políticos de la UCAB, y presentada también en el evento de «Prospectivas», la disposición a votar en las primarias está vinculada con la unidad opositora.

En este sentido, el director de Delphos, Félix Seijas Rodríguez, indicó que 72,5%  de la población desea un cambio que le permita mejorar su situación actual y tener un futuro mejor.

De esta manera, los encuestados señalaron que ese cambio debería pasar por la vía electoral, a través de escogencia de un candidato único de la oposición en un proceso de primarias y, por el otro, votando en las presidenciales.

El Observatorio Electoral Venezolano (OEV), en su informe de la primera quincena de agosto, destacó que las primarias no deben seer excluyentes.

«Parte de su razón de ser es que dirigentes y líderes de diversas corrientes pueden aprovechar el mecanismo para pulsar preferencias, eso sí, sobre terrenos de juego lo más nivelados posibles en cuanto a condiciones y garantías», indica el OEV.

Esta organización no gubernamental (ONG) destaca que, al igual que en todo cronograma electoral, el cronograma de las primarias, «debería equilibrar bien los lapsos de manera que los actores y los electores interesados en participar cuenten con suficiente chance para conocer y empaparse tanto del proceso como de la metodología de participación y de las propuestas de los aspirantes».

En ese sentido, el OEV puntualiza que, de acuerdo con los periodos constitucionales y la tradición electoral, las elecciones presidenciales deberían celebrarse a finales del año 2024.

«Cualquier atajo o cambio de seña impuesto por poderes fácticos resultaría muy nocivo y contraproducente para la ruta de soluciones pacíficas, democráticas y electorales a la compleja crisis venezolana. Con base en ese referente temporal, las primarias deberían tener cita alrededor de un año antes de la elección», destaca la ONG en su informe.

El costo para los precandidatos

Uno de los aspectos dentro del debate sobre la escogencia del candidato opositor en primarias es el costo de este proceso electoral. En las primarias de 2012, con las que la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) escogió a Henrique Capriles para medirse con Hugo Chávez, los aspirantes debieron pagar una cuota de inscripción que sirvió para el financiamiento del proceso.

En entrevista con TalCual, Nancy Hernández de Martín, quien formó parte de la Comisión Electoral de Primarias de 2011-2012, refirió que «a los candidatos a presidente se les exigió un millón de bolívares. En ese momento, se les pidió un poco menos a los candidatos a gobernador, quizás 250 0 100 mil bolívares, en el caso de los candidatos a alcaldes, eran tantos, que apenas con cinco mil bolívares se podía optar».

En el caso de la llamada Acción Democrática (AD) «en resistencia», sector que dirige Henry Ramos Allup, las secciones del partido respaldan al secretario nacional de organización, Carlos Prosperi, como candidato adeco para las primarias; pero Williams Dávila, antiguo militante, exsenador y exgobernador de Mérida por de AD, y diputado de la AN de 2015, también ha sacado ante la opinión pública sus aspiraciones presidenciales.

Los secretarios generales regionales del partido AD acordaron, por unanimidad, apoyar a Prosperi como su abanderado, pero se espera que la proclamación se haga en un acto el próximo 13 de septiembre, día en el que AD cumplirá 81 años de su fundación.

Williams Dávila dijo, el 15 de agosto, que aunque no está conforme con el formato asumido por el partido, respaldará al candidato electo.

Antes de eso, Dávila insistió en que «lo importante es que AD y los demás partidos saquen su mejor candidato con la consulta de las bases para que podamos motivar al mayor número de electores de la oposición a participar en las primarias y, obviamente, a ganar las elecciones».

Prosperi ha destacado que lleva más de un año recorriendo el país.

En el caso de Primero Justicia (PJ), hay tres precandidatos: Henrique Capriles, Juan Pablo Guanipa y Carlos Ocariz. De los tres, el único que no está inhabilitado es Ocariz.

Para algunos sectores, Capriles —que fue candidato presidencial unitario en 2012 y 2013— espera el momento adecuado para formalizar sus aspiraciones. Mientras tanto, el dirigente insiste en llamar a estar del lado de los problemas de la gente y a asumir que Venezuela cambió. Para 2022, los recorridos de Capriles han sido por el estado Miranda, donde fue gobernador.

Por el contrario, sus compañeros de partido, Juan Pablo Guanipa, primer vicepresidente de la AN de 2015, y el exalcalde Carlos Ocariz, están en campaña en las regiones, desde donde participan en eventos políticos, pero también se ocupan de la denuncia de los problemas sociales y de servicios.

«Amanecimos en Vargas en una Jornada Social en el sector Vuelta El Diablo, allí compartimos un mensaje de esperanza a la gente. No podemos permitir que nos quiten las ganas de tener un país distinto», señaló Ocariz, el 6 de agosto.

El gobernador del estado Zulia y fundador de Un Nuevo Tiempo (UNT), Manuel Rosales, es otro de los precandidatos, aunque, por ahora, no hay ningún anuncio sobre el tema. Recientemente, el dirigente Stalin González dijo que el partido no ha decidido nada, pero Rosales tiene las primera opción.

«Que la gente opine, no puede ser un candidato nacido de un cogollo, o de un cenáculo, tiene que ser la expresión del pueblo y el que dice que tiene voto, o que tiene respaldo, que se vaya a contar”, ha señalado el gobernador, que tiene en su hoja de vida haber sido el candidato presidencial unitario en 2006, cuando la oposición democrática abandonó la línea abstencionista que había abrazado en 2005.

Dentro de la Plataforma Unitaria también está la precandidata Delsa Solórzano, presidenta de Encuentro Ciudadano y diputada de la AN de 2015. Solórzano ha sido militante de los partidos ABP, PJ y UNT

«Cuando vemos que serán varios los candidatos, para que ese resultado goce de legitimidad, quien resulte electo, debe tener una verdadera mayoría para que sea un candidato de la unidad. La única forma de garantizarlo en un escenario con varias candidaturas es que eso se resuelva en dos vueltas», planteó Solórzano, a finales de julio.

Andrés Velásquez, es el precandidato presidencial de La Causa R. El dirigente, que fue gobernador de Bolívar entre 1989 y 1995, estuvo como aspirante a Miraflores en 1983, 1988 y 1993.

Abiertos a las primarias

Hay precandidatos cuyos partidos no pertenecen a la Plataforma Unitaria, pero no están cerrados a medirse en las primarias, según las condiciones con las que se concrete el mecanismo. En este grupo está Henri Falcón (Futuro), electo gobernador de Lara en 2008 por el PSUV, partido del que luego se distancia. Luego fue candidato presidencial en las cuestionadas elecciones presidenciales de mayo de 2018 en las que el CNE proclamó a Nicolás Maduro para un segundo mandato.

Falcón aspira a que se logre una candidatura que «no solo represente grandes aspiraciones y expectativas» sino que también pueda tomar decisiones importantes como, por ejemplo, convocar al consenso y reconciliación nacional; haya el entendimiento para un acuerdo político que permita la reinstitucionalización progresiva del Estado, entre otras cosas.

En este grupo, también está Nicmer Evans, exmilitante del chavismo, ahora presidente del Movimiento Democracia e Inclusión (MDI) . En julio, Evans Evans presentó 10 propuestas temáticas para arrancar la construcción del programa de gobierno de quien resulte electo candidato en las primarias de la Plataforma Unitaria. A su vez, ha exigido un cronograma para las primarias.

En el grupo de precandidatos se encuentra, además, el alcalde de Chacao, Gustavo Duque (Fuerza Vecinal), uno de los pocos de la nueva generación de dirigentes políticos.

«‘¡Esto es un hecho! Nosotros vamos a las primarias presidenciales, quiero que todo este equipo esté preparado como lo ha estado siempre para este nuevo encuentro electoral. ¡Estoy seguro que el nombre que ponga Fuerza Vecinal va a arrasar en Chacao y en muchos lugares!», señaló el 2 de julio.

César Pérez Vivas, exgobernador de Táchira —entidad a la que aspiró gobernar por primera vez en 1993—, dijo que está dispuesto a medirse en las primarias. «Mi candidatura tiene un soporte ciudadano. Aún ningún partido ha dicho que me va a apoyar. Ellos están en su debate, mientras yo estoy por Venezuela invitando que se sumen a un proceso de concertación”, señaló el 17 de agosto.

En el debate

Antonio Ledezma, exalcalde metropolitano y expreso político, ha destacado que durante toda su carrera política se ha preparado para una candidatura presidencial, sin embargo, no ha formalizado ninguna precandidatura.

El 16 de agosto, Ledezma, que fue inhabilitado políticamente en 2019, señaló que la única manera en que puede concretarse su candidatura es si se produce la salida de  Maduro, o que exista un entendimiento entre él y el gobernante.

María Corina Machado, presidenta de Vente Venezuela, no ha mostrado intenciones, hasta la fecha, de concurrir a las primarias.

«No me voy a medir con este Consejo Nacional Electoral (CNE) y sí voy a las primarias es sin CNE, sin máquinas, con el voto de todos los venezolanos. ¡Tenemos a la gente y los vamos a sacar!», aseveró el 14 de agosto Machado, quien está inhabilitada.

En 2006, María Corina Machado dirigía la asociación civil Súmate, que intentó organizar las primarias presidenciales con tres precandidatos: Manuel Rosales, Julio Borges y Teodoro Petkoff. El mes de julio, Petkoff renunció a la aspiración y denunció que Súmate pretendía imponer condiciones inaceptables que incluían lineamientos programáticos para quien resultara electo candidato.

Por su parte, Antonio Ecarri Angola, presidente de Alianza del Lápiz, ha desechado la posibilidad de reunirse con Omar Barboza, secretario ejecutivo de la Plataforma Unitaria.

Ecarri, siendo concejal, compitió en un proceso de primarias en la MUD por la nominación a la Alcaldía de Libertador (Caracas) en 2013, pero perdió con Ismael García, lo que él denunció como un fraude. Entonces se postuló al margen de la Unidad.

«Primarias, si son abiertas, con acuerdo nacional de Estado y sin uso ni abuso de los fondos y activos de Venezuela en el exterior. De lo contrario, serán una elección interna de un menguado grupo. Venezuela se cansó de una clase política que defraudó y decepcionó al país”, ha señalado Ecarri.

Otro precandidato fuera de la Plataforma Unitaria es el exgobernador de Amazonas Bernabé Gutiérrez, a quien el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) le entregó la tarjeta de AD, partido del que fue secretario nacional de Organización, responsable de su maquinaria electoral.

El 16 de agosto, Gutiérrez se reunió con el presidente del CNE, Pedro Calzadilla, para ratificar que «AD siempre estará encaminada por la vía electoral como único instrumento de cambio político, apegado a la Constitución Nacional».

Claudio Fermín, presidente de Soluciones para Venezuela, dijo hace unos días, que no irá a «esas primarias».

Fermín fue el candidato presidencial de Acción Democrática en 1993 y obtuvo el segundo lugar tras Rafael Caldera.

«¿Cómo puede contarse Soluciones en unas primarias con candidatos que se prestan para el bloqueo económico y el tutelaje extranjero?» escribió en redes sociales Fermín. El dirigente no dice que aspira, pero sí que es la figura más conocida de su partido.

En la lista de precandidatos presidenciales muchos sectores ubican  también a Javier Bertucci (Esperanza por el Cambio) y Leocenis García (Prociudadanos).

Bertucci, diputado de la AN de 2020, hace recorridos por el país anunciando el evangelio. «Nuevamente, me uno a mi fracción de oposición, para seguir levantando la voz, a favor de las familias y los derechos, no solo de un sector, sino de todo un país», dijo, tras reincorporarse al Parlamento del que se separó por razones de salud.

Por su parte, Leocenis García, quien ha estado a cargo de varias publicaciones y fue preso político, dijo, el 16 de agosto, que «la gente no quiere a los rostros del conflicto, sus niveles de rechazos son iguales a los del Gobierno. Entonces, esas primarias tendrán una gran abstención, donde ganará el que más recursos tenga para movilizar».

Fuente Talcualdigital.com

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: