Política

Opinión Del Discurso Político: La Verdad sea dicha por José Cándido

Es fácil ser un santo cuando estas en la cima del monte. Es mucho mas complicado seguir siéndolo cuando estas entre el bullicio del mercado. Perro viejo late echao, frase que le viene muy bien acuñar a un hombre que a sus 80 años, aún hace buenas faenas y como buen trujillano, se precia de ser un hombre honesto de solvencia moral e integridad afilada, don Humberto Calderón Berti, muy conocedor de los temas del oro negro, académico, hoy en la cresta de la ola, tras ser destituido como embajador en Colombia del pretendido gobierno de interinato en decadencia y caída libre, que encabeza el diputado, Juan Guaido; quien mediante una comunicación escueta y redes sociales anuncia el despido de tan insigne venezolano, rompiendo los protocolos consulares y las formalidades que requieren la destitución, dimisión o renuncia de los embajadores en general; claro está que va a saber burro de riendas, encendiéndose las alarmas del país.


Por encima de los encubrimientos particulares, ya sea por amiguismo o conveniencia política, La Verdad Sea Dicha, y aun cuando sea lo último que hagamos en la vida, la verdad sea dicha; desde que comenzó esta tragedia política de la ingobernabilidad del SS XXI y la cohabitación del establishment, los venezolanos comenzamos a sufrir los embates de los falsos Demócratas, quienes nos impusieron una mordaza, puesto que nada que perjudica la cacareada unidad se podía decir, sin ser visto como un divisionista, y hasta chavista tildaban a quien osara criticar cualquier acción de los mandamás del G4, que posturas en contra del frente amplio beneficiaban al gobierno; hasta que llegamos al llegadero, con el impulso de lograr entrar ayuda humanitaria a nuestro país, si o si, se dejaron ver las costuras y hasta los botones, quienes de manera proterva manejaron el ingreso de tal ayuda, que nunca llegó, pero que sin duda fue a parar a los bolsillos de alguien, indistintamente de su jerarquía el entorno del diputado interino y los aliados del G4, vale decir AD. VP. PJ y UNT, fueron los encargados de colocar las fichas que enjutarían la loable labor de Robarse los cobres de la Ayuda Humanitaria, para asco de la población decente del país.
Con la autoridad del crimen en sus manos la colegiatura del G4, decidieron échale tierrita al asunto, dando cesantía a la única persona que los podía poner al descubierto y develar la podredumbre que arropa, a los que gobiernan en el pretendido gobierno interino, como es el caso del geólogo, político y docente, oriundo Boconó Estado Trujillo, Humberto Calderón Berti, que a decir de boca del despedido, recibí información de parte de la policía investigativa colombiana que luego del fallido intento de entrar al país la ayuda humanitaria se habían suscitado una serie de acontecimientos adjudicados a los responsables por Venezuela del manejo de la ayuda humanitaria, donde destacan Alcohol, Prostitución, y doble facturación, que de inmediato hice el respectivo informe se lo envié al presidente interino y a Julio Borges, y pedí a la justicia colombiana que realizará la investigación pertinente; y luego de allí pues fue dificultoso comunicarme con el presidente interino.


Bajo estas declaraciones del ex-embajador podemos entender muchas cosas; lo primero es que el pueblo comienza a entender el porqué nos mantenemos aún bajo las garras del tirano y comunista gobierno SXXI y el establishment opositor, que cohabita con el gobierno y Roba igual o más que el gobierno; puesto que robarse la ayuda humanitaria para gastarla en alcohol y prostitución no justifica ninguna acción política; simplemente Robaron y son ladrones y así hay que tratarlos como miembros de esta nación; lo segundo es que esta dirigencia cupular del G4, es una estafa tanto o más que el gobierno del socialismo del SXXI; que estas dos minorías corruptas y protervas mantienen a toda una nación atrapados en el hambre, pobreza y miseria colectiva, mientras ellos disfrutan de la plata que le han robado al pueblo; donde destacan diputados del G4, verdaderos baluartes que Vito Corleone le agarra cría, Gaby Arellano, Lester Toledo, el flamante lista maisanta Ismael Garcia, Olivares, Freddy Delano, Guevara, Rondero, Luis Florido, David Smolansky, pero la lista no termina aquí, sigue, solo que son las fichas que mueven los hilos de los corruptos del establishment opositor y sus respectivas cuotas de poder.


Pero es que la cosa no se queda allí en la frontera y el robo de la ayuda humanitaria; la corrupción del establishment traspasa fronteras y sucumbe en las capitales de algunos países donde los aliados del S XXI han ido a defender sus parcelas de corrupción; gracias a un trabajo investigativo del periodismo de investigación de armando info, nos enteramos de un sinfín de desmanes donde otro grupo de diputados que nuevamente agrupa al G4, como raro No, donde destacan Luis Eduardo Parra, Conrrado Pérez, José Brito (PJ),quienes fueron removidos esta mañana del domingo primero de diciembre por el jerarca del G4, Julio Borges vía Twitter; Richard Arteaga, Guillermo Luces, Freddy Superlano (VP), quienes también fueron removidos de la misma forma por el Jerarca G4, Leopoldo López, Chaim Bucaran, Héctor Vargas, William Barrientos (UN ), separados esta tarde por el prócer del Zulia, Manuel Rosales), José Luis Pirela, (Fracción 16) y Adolfo Superlano,(ex Cambiemos), quienes se han convertido en los defensores a ultranza y paladines mediante salvoconductos, avales o carta de buena conducta, para unos delincuentes como Alex Saad y Alvaro Pulido, empresarios colombianos, que a decir de la inteligencia del departamento del Tesoro de los Estados Unidos, son los testaferros del presidente obrero, quienes son los que hacen los negocios del hambre del pueblo de Venezuela, mediante las cajas Clap, y el trafico de oro, a través de la empresa salva Foods, pero además son los socios de Piedad Córdoba, quien a su vez es la representante económica en el mundo de las FARC colombianas; pero es que estos flamantes diputados desde la comisión de contraloría de la Asamblea Nacional, la han convertido en una guarida dedicada a la extorsión para empresarios afectos al gobierno y quienes pagan la taza de la extorsión reciben el beneficio de la defensa por el mundo de sus negocios turbios, a tal punto que nuestro queridos diputados han viajado por las Europas, las Américas y el mundo árabe, exponiendo las bondades y la transparencia de los negocios turbios que guardan relación con el hambre del pueblo de Venezuela.


La Verdad Sea Dicha y nos hará libres, y es que la cosa no se queda con la desviación de los fondos de la ayuda humanitaria y la extorsión en la Comisión de Contraloría de la AN, la Jerarquización del G4, le puso las pezuñas a una empresa estatal petrolera Monómeros, venezolana radicada en Barranquilla-Colombia, que al igual que Citgo son parte del patrimonio de los venezolanos; allí también se dio un reparto y cada uno de los miembros del G4, colocó su ficha, para que le rinda cuentas y sus dividendos particulares como cuota del reparto del ganancial corrupto del establishment opositor, esta billonaria empresa tiene algo más del control del 50% de los fertilizantes que se consumen en el país vecino, con una nomina de más 1.400 trabajadores, quien tuvo un ingreso operacional de 1.1 billones de dólares, pero que según la nueva administración ya comenzó arrojar perdidas. Válgame Dios; así las cosas mientras gobierno y el establishment nadan en dólares cada quien haciendo lo suyo, hay un país hundido en la miseria, en la pobreza, en el hambre, pero los más tristes es sentir el asco por una dirigencia que se ha burlado de la buena fe del venezolano, arropando en sus hombro el manto de la corrupción y pintada en su cara la deshonra como buenos politiqueros que un día se pensó que era la generación de relevo, hoy vuelta añicos por la tragedia de la falta de integridad moral.


Aunque la verdad este en minoría sigue siendo la verdad, como venezolano y republicano no me puedo alegrar de lo que nos está ocurriendo, porque es un problema que atañe a todos los venezolanos por igual, porque depositamos la confianza en unos personeros que no dieron la talla moral, son pobres de integridad, mochos de ética y ciegos de honestidad; pero desproporcionados y robustos de ruindad, avaricia y codicia; sin embargo me hago el mea culpa por confiar en quien no se debió confiar; solo pido a los venezolanos no perder la postura, aun cuando no albergábamos estos acontecimientos que en modo alguno benefician al gobierno; es bueno señalar que ahora si tenemos bien develados quienes nos perjudican como nación; toca ahora con conciudadanos reorientar la conducción política del país hasta salir de las dos minorías que bien manejadas entre socialistas han llevado las cosas hasta donde estamos; de un lado un Psuv y toda la alianza satánica del Foro de Sao Paulo y su comandante obrero y del otro, los cuatro mosqueteros miembros de la internacional socialista, Henry, Leopoldo, Manuel y Julio, quienes mediante la cohabitación han acabado hasta con las esperanzas de los venezolanos; pero como dice el viejo refrán no hay mal que dure cien años, ni cuerpo que lo resista. Estamos a tiempo de devolverle el bienestar a nuestra gente y la Grandeza a Nuestra Nación.
MovCivicoRepublicano@gmail.com

José Cándido

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: