#Noticia

Opinión: La Omnipresente Corrupción, Por Fernando Vegas



El problema que tiene prendida en fiebre a la totalidad de la población venezolana, activa o pasivamente, es la corrupción.

Toda la vida ha existido en mayor o en menor grado. En el Siglo XIX, hubo épocas en nuestra historia en la que hizo notables picos como en la era de los hermanos Monagas y la de Guzmán Blanco, o amainó, como lo fue en la presidencia de Soublette. En el Siglo XX, las dictaduras fueron corruptas y las democracias también tuvieron sus generosas cuotas. Todos los gobiernos de AD y Copei, tuvieron sus escándalos de corrupción.

Ya moribundo el Siglo XX, apareció Chávez con un fallido golpe de estado que transformó en un movimiento político electoral con una plataforma contra la corrupción y ganó los comicios presidenciales en diciembre de 1998. Con el nuevo siglo dando sus primeros pasos, recordamos los rumores según los cuales el presidente Chávez se aparecía en la noche para inspeccionar el funcionamiento de un hospital o disfrazado se mezclaba con los obreros en una obra pública con la misma intención. Igualmente, se conocieron episodios de grave corrupción, como el caso de Complejo Azucarero Ezequiel Zamora que comenzando a construirse se tragó una millonada de dólares, lo investigaron y brotó el escándalo que llevó a la cárcel a civiles y a varios oficiales superiores de las FAN. No obstante, las cosas rápidamente comenzaron a cambiar para mal, porque la prioridad para Chávez pasó a ser el sostenimiento y la prolongación del ejercicio del poder, sobre todo a partir del golpe de estado del 11 de abril de 2002. Todo se subordinó a ese objetivo.

Los precios del petróleo habían subido y con ello comenzó la danza de los gastos mil millonarios en obra pública, gasto social, misiones educativas, deportivas, de salud y, con lo cual, reflotó la corrupción y esta vez se presentó para quedarse porque se activaron mecanismos perversos que la institucionalizaron.

Por consejo de alguien o porque lo descubrieron, el peculado, las contrataciones con sobreprecios y comisiones -lejos de ser castigados- comenzaron a ser tolerados. Pero no era por inocencia ni connivencia, pues los casos eran investigados por las policías políticas y técnicas, como también por órdenes del más alto nivel, sólo que los expedientes no se llevaban al Ministerio Público sino a una gaveta. En lo adelante cada investigado sabría de su expediente y de su deber de lealtad.

Esa práctica se inició con el presidente Chávez y se generalizó con el actual gobierno de Maduro. Cada funcionario o copartidario corrupto tiene una espada que pende sobre su cabeza y su máximo jefe tiene la tijera. Creemos que esto ayuda a entender muchas actitudes de personas que tenemos por inteligentes y preparadas y, sin embargo, apoyan verdaderas barbaridades, tales como las iguanas que se comen los cables y provocan un apagón en Maracaibo o unas antenas en Alaska que tumban la electricidad generada en el Guri. También habrá personalidades de la oposición que deben tener un expediente que los relaciona con Odebrech, por ejemplo, y de vez en cuando el gobierno los llama a botón.

¿LA OPOSICIÓNES ES QUÍMICAMENTE PURA O TIENE ROL EN LA CORRUPCIÓN?

Hablando de la oposición, parece oportuno reflexionar sobre su participación en la fiesta de la corrupción. Las personas de nuestra edad o más antiguas aun, deben recordar cómo vivían en el exterior los exiliados de Gómez y Pérez Jiménez. A título de ejemplo, residían en una pensión de Madrid o Ciudad de México, recibían apoyo de amigos, compañeros de su partido y del gobierno anfitrión, y eso si había alguna simpatía entre ambos. Los exiliados de entonces se reunían en plazas públicas y en modestos bares y restaurantes, o en casas de amigos españoles o mexicanos. Hoy en día, la oposición sita en Madrid compra o arrienda un piso, consume licor y tapas en los restaurantes de la Plaza Mayor u otra exquisita ubicación. Naturalmente habrá algún rico de cuna viviendo en la capital española, también algún empresario o profesional con ahorros suficientes, pero ¿y los demás? Se nos ocurre que hay unos cuantos que han realizado sospechosos negocios con la dictadura corrupta y corruptora o tienen hijos que los hacen. Aceptar la ayuda de un hijo corrupto en no es necesariamente malo, pero rasgarse las vestiduras criticando a diestra y siniestra, si lo es.

Hemos sabido de embajadores nombrados por el gobierno provisorio opositor que tuvieron que renunciar porque nunca les abonaron el sueldo, pero hay muchos otros que están ejerciendo su representación, seguramente será porque la mayoría percibe sus emolumentos. Igual ocurrirá con los integrantes del equipo de Guaidó, López, Borges, Rosales, los miembros de la Comisión Delegada de la AN legítima. Entendemos que necesitan ingresos para vivir, pero en cuál presupuesto aparecen los montos, a quién le rinden cuentas.

Debemos suponer que la fuente de los ingresos de la oposición que responde al Gobierno Provisorio proviene de “sus activos” CITGO y Monómeros, además de la generosa ayuda del gobierno de los EEUU, pero aquellos guarismos son tan secretos como los del gobierno de Maduro.

Recientemente leímos que el Congreso norteamericano le solicitó al USAID rendición de cuentas sobre 600 millones de dólares que aprobó para la oposición venezolana, pero la entidad no ha podido hacerlo porque está a la espera del reporte de nuestros coterráneos opositores. Entendemos que el destino de esos fondos, además de pagar los sueldos del funcionariado opositor, también era para ayudas de medicina, comida y sostener la penetración política en nuestros barrios capitalinos, el trabajo normal y nada subversivo que hacen los partidos para sufragar gastos de sus cuadros medios.

El mismo gobierno de los EEUU no pareciera interesado en tratar de evitar situaciones de corrupción con sus aliados en el mundo. Acabamos de enterarnos lo que le costó a la Casa Blanca y al Congreso veinte años de gobiernos corruptos en Afganistán, la bicoca de dos mil billones dólares. Parece ser que lo importante para ellos es que cojan línea, lo demás es secundario y tolerable. Estamos seguros que en la patria de Washington y Lincoln debe haber mucho inconforme con este criterio.

En el contexto que venimos describiendo apreciamos que nuestra oposición además de ser egoísta porque sólo acepta la unidad si la encabeza su individual sabiduría y supremacista porque quiere ser el jefe que impone sus criterios, también es tolerante con la corrupción del régimen porque descubrió que también puede vivir de y con ella. Más aun, un importante sector de opositores son parte de la burbuja de consumo que creó el gobierno para sí con restaurantes, bodegones, urbanizaciones bien atendidas en las que nunca falta agua y luz, la basura es recogida semanalmente y la seguridad está garantizada. ¿Estarán estas personas interesadas en apresurar un cambio de gobierno?

La ciudadanía pareciera estar atrapada en un movimiento de pinzas que nos aprieta buscando tocarse en sus extremos. Ante ello tenemos el deber de rebelarnos y romper con el esquema estacionario del que se nutren un gobierno dictatorial, inepto, corrupto y cruel, por una parte, y, por la otra, una oposición que es una moneda con una cara de lealtad pactada con Maduro (la llamada Alacrana) y otra cara que sucumbe ante los atractivos económicos que percibe por ejercer la oposición, ambas son corruptas y proclives al sostenimiento del status quo.

Necesitamos salirnos de ese patrón que aun cuando es cada vez más pequeño, sigue dirigiendo nuestras vidas. Los partidos y agrupaciones sociales, así como importantes individualidades que no lo comparten tenemos que sentarnos a conversar para buscar rutas claras que nos lleven a conformar una fuerza que rompa la inercia e impulse un movimiento que encontrará aliados en todas las clases y estamentos sociales, partidistas, económicos y militares. Es válido incluir a estos últimos porque ellos votan y tienen pensamiento político, también tienen su cuota grande de presos políticos.

APARTARSE DE LA POLARIZACIÓN IDEOLÓGICA

Hay que comenzar por diferenciarse de quienes han hecho de la polarización ideológica su más fuerte baluarte para enganchar apoyos de fuerzas geopolíticas y generosos aportes financieros. Debemos combatir frontalmente al gobierno del dictador Maduro por ser inmensamente corrupto, sumamente ineficiente, irresponsable, depredador del ambiente y absolutamente cruel con quien considere y tilde de enemigo político porque, pasando por encima de la Constitución y las leyes, los persigue, apresa y tortura. Es necesario convocar a todo el no quiere nada con Maduro pero no le gusta la actual oposición. En cualquier encuesta la mayoría no está ni con el gobierno ni con la viciada oposición. En esa mayoría se concentra la fuerza liberadora. En ella está presente el chavismo anti madurista, eso también hay que entenderlo para poder invitarlo a participar.

El proceso electoral del 21 de noviembre lo organiza el gobierno con un CNE y un TSJ que son de su dominio. No es difícil suponer que no perderán los espacios que les son fundamentales como Bolívar por la explotación minera, los estados fronterizos, Caracas, Falcón, Nueva Esparta y otros, mientras que harán concesiones con algunos para impresionar a la comunidad internacional y tratar de conseguir la suspensión de las sanciones.

Las actuales negociaciones navegan hacia ese escenario. Las dos partes lo saben. La oposición quiere más garantías electorales y el gobierno el cese de las sanciones.

LAS NEGOCIACIONES EN MÉXICO

La mesa de negociación instalada en México con la mediación de Noruega, la facilitación del gobierno de nuestros meros cuates y el acompañamiento de Holanda y Rusia, revela que hay importantes innovaciones porque, además de la completa discreción de sus integrantes, existen varios hechos destacables: 1. Se aprecia que la mediación está activa en el taller de reuniones de trabajo de las mesas técnicas y encuentros ad hoc del personal designado por Venezuela y la oposición, de acuerdo con esta dinámica, -en principio- los temas que maduren en el taller suben a la consideración de las partes para la decisión; para el próximo viernes, 3 de septiembre, las partes, la mediación, facilitación y acompañantes están convocados, de manera que prevemos que podríamos tener un avance en ciernes; 2. Los EEUU, temiendo informes optimistas de Noruega por ser mediadora y añorar el éxito, por una parte, o reportes distanciados de la verdad por parte de la oposición, por la otra, esta vez le pidió a Holanda que fungiese de acompañante; por esa misma razón están presentes los Rusos como acompañantes, pero es para que no les mienta el gobierno de Maduro; y finalmente, Nicolasito está a la vera de Jorge para informar a su padre de cada palabra y aproximación a arreglo que patrocine el Jefe de la Delegación de su Gobierno; 3. Las afirmaciones que anteceden no llevan la intención de ser irónicas, por el contrario, para nosotros son evidencia de la importancia que el Gobierno, los factores geopolíticos que son Rusia y los EEUU y la oposición le confieren a las negociaciones facilitadas

por México y mediadas por Noruega que tiene amplia experiencia en la materia y está ávida de demostrarlo; 4. En vista de la seriedad que hasta ahora muestran, debemos concluir que las conversaciones podrán ser largas, no obstante, probablemente en el corto plazo, sólo resolverán lo que tal vez puede resultar en poca cosa –claro, según el cristal con que se mire-, tal y como que el gobierno mejore algunas garantías electorales y libere un grupo de presos políticos versus el retorno del canje de Diesel por petróleo.

Lo medular es que las actuales negociaciones navegan hacia ese escenario. Las dos partes lo saben. La oposición quiere más garantías electorales y el gobierno el cese de las sanciones.

MIENTRAS TANTO, QUÉ HACEMOS

Naturalmente, no es malo que exista una negociación, pero no nos dejemos distraer con ello. El problema existe y existirá después del viernes, 3 de septiembre. Lo único que motiva al Gobierno a sentarse a negociar son las sanciones y no una inexistente fuerza de la oposición. El Gobierno siente que, estando Holanda en la mesa de negociación, aunque sea como mirón de palo (como dicen en el Dominó) le estará dirigiendo la palabra a los EEUU.

Centrémonos en denunciar unas elecciones que además de ser muy predecibles, son inútiles para el rescate institucional porque las gobernaciones y alcaldías que le correspondan a la oposición no tendrán presupuesto para gobernar, mientras que en paralelo el Protector del estado o el Concejo Comunal o la Comuna tendrá los recursos para sostener su infraestructura política en base a un deficiente bolsa CLAP y otras ayudas. Las calles de nuestras ciudades y pueblos deben mostrarse solas el 21 de noviembre.

Convirtamos la abstención en acción. Que ese día nazca la nueva oposición venezolana. La que combata con aguerrida civilidad, pero sin cuartel al régimen hasta que se vea obligado a permitir que las instituciones correspondientes puedan organizar unas elecciones verdaderamente libres, sin presos políticos ni inhabilitados.

Ccs. 28 de agosto de 2021

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: