#Noticia

Opinión: Un Nuevo Pacto Social, Por Soc. Simón Briceño




El 31 de octubre de 1958 , AD, COPEI Y URD, bajo el liderazgo de Rómulo Betancourt, Rafael Caldera y Jovito Villalba, firman el ‘’Acuerdo de Unidad y Cooperacion’’ que para la historia quedo registrado como el Pacto de Punto Fijo. Se llamo de Punto Fijo porque se firmo en la casa de residencia del Dr. Rafael Caldera, que tenía ese nombre.
Diversos han sido los juicios, que se han hecho sobre este acuerdo o pacto, quizás la mas acerva haya sido la exclusión del PCV del mismo, pues en ese momento era un partido que igual que los demás de corte democrático, había luchado a brazo partido contra la dictadura Perejimenista. Betancourt pensó en ese momento, que dada su filosofía era incompatible con la democracia naciente, sin embargo les garantizaba su funcionamiento y respeto.
El pacto se resumía en tres aspectos fundamentales
1. Un programa minimo de gobierno
2. Gobierno de unidad nacional.
3. Un mecanismo institucional para la defensa de la constitucionalidad. Que permitiera la consolidación del avance democrático.
Ahora ¿porque?, las fuerzas democráticas principales llegaron a ese pacto. Sin duda alguna habían sufrido la dura experiencia del golpe militar que derroco a Rómulo Gallegos en noviembre del 1948, y que le costo a la nación 10 años de amarga dictadura.
Muchos han sido los análisis hechos sobre las causas del derrocamiento del presidente Gallegos aquel noviembre del 48. Pero centremos nuestro análisis en una de ellas, como fue la desunión en ese momento de las fuerzas democráticas. Era manifiesta la pugnasidad, entre los partidos democráticos, el gobierno y sus líderes de AD, se decidieron por un gobierno sin alianzas, lo que indudablemente irrito a Copei y los otros factores democráticos, incluyendo al PCV de ese momento opuesto a la tiranía.
Todo esto se expresaba en los medios de comunicación de la época. Evidente eran los enfrentamientos entre los columnistas de, El Grafico de tendencia socialcristiana, el País que seguía la línea gubernamental, y el eterno Tribuna Popular de corte comunista. Algunas personalidades independientes también dejaban sus opiniones como el Dr. Arturo Uslar Pietri quien escribía en El Nacional, periódico de orientación opositora, pero que conservaba rasgos de imparcialidad.
La pugnacidad en la prensa de entonces era una guerra declarada entre las partes, lo cual se traducía en la práctica en una población demasiado enfrentada y dividida. Todo esto sirvió como caldo de cultivo para que las fuerzas siempre al acecho de la regresión y el oscurantismo, se unieran y alentaran a sectores del ejército para quebrar el intento democrático.
Si queremos un ejemplo concreto remitámonos al 12 de noviembre del 1948, días antes del golpe, el periódico el Grafico publico una caricatura del famoso RAMAN, donde señalaba a Acción Democrática y su gobierno como ‘’Un mango maduro’’ a punto de caer. Basta eso para señalar el brutal enfrentamiento entre las fuerzas democráticas.
Sin duda a fin de conjurar estos fantasmas del pasado y con unos líderes más maduros, pasando por encima de diferencias ideológicas y cualquier otra postura, se logra en el 58 el acuerdo y se firma el pacto. Indudablemente esto demostró la madurez de los partidos democráticos que a fuerza de la experiencia vivida, no podían permitir que de nuevo las fuerzas retrogradas volvieran a truncar los esfuerzos por darle a Venezuela un régimen de libertades y pleno acceso de la población a mejores condiciones de vida.
Siempre es bueno analizar lo que nos dice la historia, para traerlo como enseñanza en el presente.
E n la actualidad nos enfrentamos a un gobierno con visos autoritarios y sesgos peligrosos de rodar por la pendiente del totalitarismo.
Ejemplos a seguir, los tiene el actual régimen a la vuelta de la esquina, hay esta el caso de Nicaragua, donde los líderes de la oposición democrática sufren cárceles y persecuciones, o Cuba donde una manifestación espontanea contra el régimen comunista, desato una feroz represión que se mantiene en los actuales momentos.
Venezuela vive actualmente un momento crítico, pues si permitimos que la balanza se siga inclinando hacia el lado oscuro de la historia, será mucho más difícil equilibrar las cargas.
Es ahora el momento de actuar, si ayer pudieron las fuerzas democráticas unirse contra la tiranía, debemos retomar su ejemplo y demostrar que también somos capaces de rectificar errores y avanzar unidos hacia el restablecimiento de un régimen auténticamente democrático.
Por eso la propuesta de un nuevo Pacto Social, como lo llamo el Dr. Marco Tulio Brunicelli, describiéndolo como ‘’ Un modelo de responsabilidades compartidas para la reorientación del proceso democrático’’, tiene plena vigencia en los actuales momentos.
Ese es el camino hacia el cual debemos avanzar, y ese camino solo será posible marchando juntos los hombres y mujeres que creemos en el sistema democrático,
Por tanto debemos ir unidos a las elecciones de noviembre, que será la gran clarinada donde se demostrara la rabia contenida de una población que sufre los desmanes de un gobierno que solo nos ha proporcionado calamidades y hambre.
La historia manda. Tomemos sus ejemplos e impulsemos este Nuevo Pacto Social, del cual hablaremos en otras oportunidades.
Y recuerda solo la DEMOCRACIA es perfectible, lo demás es oscurantismo y retroceso.
Soc. Simón Briceño

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: