#Noticia

Opinión: Únicas pruebas contra los Guevara en juicio (II), Por José Luis Centeno



El testimonio de Giovanni José Vázquez De Armas fue la primera “PRUEBA COMPLEMENTARIA” admitida en juicio, con base en la “PRUEBA ANTICIPADA” que habría efectuado el juez 19º de Control, Gumer Quintana Gómez, el 29/08/2005, a solicitud del fiscal 8º nacional, Gilberto Landaeta Gordon, estos dos últimos unidos por una vieja amistad y estrechamente vinculados a Deyanira Nieves Bastidas, para entonces novel magistrada en la Sala Penal del TSJ, quien venía de desempeñarse como jueza 11° de Control en Caracas, donde la sustituyó Rita Hernández Tineo, quien admite la acusación.



El 27/08/2005, Landaeta solicita la “PRUEBA ANTICIPADA” en virtud de:



1° La comparecencia “espontánea” de Vásquez a la fiscalía el día anterior, donde, tras recibirlo Hernando Contreras, dice conocer información del caso Anderson, y



2° El anormal interés de Landaeta en “entrevistarlo” a solas con Gumer, como le aseguró Contreras a la periodista Laura Weffer.



El resultado obtenido, la “PRUEBA ANTICIPADA 97. CAUSA NRO SOL 5397”, con la que el Ministerio Público promueve en juicio el testimonio de Vásquez, en la que se lee:



“En el día de hoy, lunes Veintinueve de Agosto de Dos mil cinco (2005), siendo las 10:30 horas de la mañana, data fijada por este tribunal para llevarse a efecto la audiencia de prueba anticipada en la Causa SOL5397… ciudadano GIOVANNI JOSÉ VÁSQUEZ DE ARMAS, de nacionalidad Colombiana… Cédula de Identidad número E-84.086.579…”



Pero también existe el “ACTA DE ENTREVISTA” presentada a la defensa y que desapareció del expediente, dice textualmente:



“En el día de hoy 26 de agosto de 2005, siendo las 10:30 horas de la mañana, comparece de forma espontánea por ante la sede de este Despacho Fiscal Octavo a Nivel Nacional con Competencia Nacional del Ministerio Público, el ciudadano GIOVANNI JOSE VASQUEZ DE ARMAS, de nacionalidad Colombiana… Cédula de Identidad número E-84.086.579…”



Tampoco constan en el expediente una “PRUEBA ANTICIPADA” de fecha 27/08/2005 y otra del 29/08/2005, distinta a la “97.”, para un total de tres pruebas anticipadas con diferentes contenidos y dos puntos en común: 1) “10:30 horas de la mañana” y 2) están firmadas por Landaeta, Gumer, Vásquez y la Secretaria, “JOHANNA ATIENZA CLAVIER”, con sello húmedo del “Juzgado Decimonoveno… de Control”.



En la “PRUEBA ANTICIPADA 97.”, de cuya realización excluyeron a quienes tenían cualidad de víctimas, los familiares de Anderson, y a la defensa técnica, Vásquez De Armas pone en contexto tres reuniones preparatorias del asesinato, refiere el costo de la operación, hace un recuento de los asistentes, con énfasis en indicar quién y por qué “recomienda a los Guevara”, las conversaciones que sostuvo con ellos, además de cómo y dónde les habría entregado dinero y el C4, ¡10 kilos!, sin precisar fecha.



Habló de tres reuniones, celebradas en: 1) Panamá, en septiembre de 2003; 2) Miami, ese mismo mes, donde no estuvo; y 3) Maracaibo, en marzo de 2004. Afirmó la asistencia de “los Guevara”, junto a Pedro Lander, a la primera, donde Rolando y Otoniel le habrían suministrado información de interés sobre Anderson, y en la última, además de ellos tres, situó a Juan Guevara y Johan Peña. Claramente se aprecia que utilizaron este testimonio para apuntalar supuestos que las pruebas ofrecidas con la acusación no podían soportar, a saber:



1° La implicación de “los eternos sospechosos” en eventos explosivistas, subyacente en el contexto referido por Vásquez con indicación del móvil político del asesinato.



“…se nos encargaría hacer una ola terrorista, incluyendo atentados a edificaciones, embajadas, organismos del Estado, crear los estados de zozobra y terror en Venezuela, que influyeran en la región, atentados de importancia nacional que hicieran colapsar la economía y la política del país…”



2° La vinculación de los acusados con paramilitares, Jorge 40, y agentes del gobierno americano. En línea con la tesis de la conspiración, mejor dicho, la hipótesis del magnicidio.



“…primero sería el Fiscal General de la República, el segundo otro de apellido Mendoza, un político muy respetado de la oposición, el cual se convertiría en un mártir, y como último el Presidente de la República […] los del FBI y la CIA se encargarían de la logística …”



3° Que la sustancia explosiva utilizada por los acusados era C4, para ello Vásquez no sólo señaló que gestionó ese material sino también cómo lo habría hecho llegar a manos de los Guevara.



4° La noción de “mafia” o “policía paralela” preconizado por Hugo Chávez al jurar venganza contra los Guevara en Lima un día de su cumpleaños, por allá en julio de 2001, reviviendo Vásquez el estigma implícito en la mención al caso Montesinos, eje de la estrategia de criminalización implementada contra ellos desde comienzos del Siglo 21.



“Recomendando [Patricia Poleo] para el trabajo a los hermanos Guevara, ya que los mismos eran de confianza, tenían contacto en organismos de seguridad del gobierno y contaban con la experiencia necesaria, porque habían participado en el caso Montesinos”.



5° La vinculación al “atentado”, en cuanto “organización delictiva”, derivada de llamadas y datos anónimos, disipando las dudas creadas por esos elementos con un testigo afirmando, de viva voz, la presencia de cinco de los incriminados en dos de las reuniones referidas.



En torno a la “PRUEBA ANTICIPADA” existen 3 aspectos inquietantes:



1° El 29/06/2005, la Fiscalía General publica en la página web del Ministerio Público una nota de prensa titulada: “Fiscal General: el móvil fue político Muerte de Danilo Anderson fue planificada en reuniones en Panamá, Miami y el estado Zulia”, referente a declaraciones emitidas el día antes por Isaías Rodríguez, anticipando hechos expuestos por Vásquez solo a Gumer y Landaeta dos meses después, por ejemplo, el titular del Ministerio Público dijo:



“El atentado se planificó en Panamá, en septiembre de 2003, se ratificó en ese mismo mes, pero en Miami, y a comienzos de 2004 en una reunión en el estado Zulia se concretó todo el procedimiento.” Los mismo que dirá después Vásquez.



En la nota se lee:



“…el Ministerio Público ordenó la protección de varios testigos, pues todas estas personas están condenadas a muerte por sentencia de esa organización delictiva, que las extendió a ellos, sus esposas y sus hijos”.



Medida de protección inexplicable, por cuanto la amenaza que la habría originado se conoció fue a finales de agosto de 2005, cuando Vásquez le manifiesta a Gumer y Landaeta:



“…deseo una medida de protección para mí y para mi familia, ya que temo por mi vida y la de ellos…”



Y ese fue el obstáculo que alega Landaeta para solicitar la prueba anticipada. No olvidemos que el primer contacto entre el Fiscal General y el “testigo estrella” supuestamente ocurrió el 24/08/2005, según lo relatado por el funcionario a la periodista Laura Weffer el 13/08/2006.



Lo más curioso es que esas declaraciones, las de Isaías, se produjeron al sexto día del lapso comprendido del “24/06/2005 hasta el 05/07/2005”, término fijado por la Sección Consular de la Embajada de la República Bolivariana de Venezuela en Bogotá, Colombia, cuando le emitió al ciudadano “VENEZOLANO”, “VASQUEZ, GIOVANNI JOSÉ”, “Cédula de Identidad: V-10.575.952”, el permiso “Nº 287” para viajar a Venezuela, firmado por “Mariana Romero Arias”, Consejero de esa delegación diplomática.



2° El 05/09/2005, a siete días de la supuesta comparecencia de Vásquez al tribunal 19º de Control, las autoridades venezolanas le emiten al “testigo estrella” cédula de “EXTRANJERO”, bajo el número asentado tanto en el “ACTA DE ENTREVISTA” como en las tres pruebas anticipadas, en estos términos: “E-84.086.579 de Colombia”.



3° El 18/12/2005, cual estocada, Vázquez De Armas rinde su testimonio en el juicio que culmina dos días después. Esta vez afirma solo la presencia de “los hermanos Guevara” únicamente en la cita marabina, donde éstos le habrían rendido un informe e involucra a Juan al hablar de un encuentro que aseguró haber tenido con ellos tres en Caracas, a comienzos de noviembre de 2004, para entregarles dinero y el C4, en una fecha tan imprecisa como el lugar que confundió en sus declaraciones, asimismo negó, rotundamente, haber hablado con Rolando y Otoniel fuera de Venezuela.



Algo digno del “realismo mágico” del Gabo o de lo “real maravilloso” de Carpentier, una truculencia explicada con lujo de detalles por el mismo Contreras a la periodista María Angélica Correa el 13/11/2008. Sin importar como les diga, incoherencias, incongruencias o contradicciones, ciertamente abundan en este caso.

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: