#Noticia

Y las autoridades municpales, bien gracias: Chatarras “adornan” entrada principal del municipio Turén



*** “Lo que era conocido en la IV y otras repúblicas como granero agrícola de Venezuela, la localidad de Turén, se muestra como uno de los peores barrios de Haití”, aseveraciones estas expresadas por personas oriundas de esta localidad, otras provenientes de Europa y hasta de desendientes asiáticos.


Mediante un recorrido por diversos sectores del municipio Turén, acompañado de varios amigos de la infancia, el redactor de la presente nota pudimos observar las condiciones en la que se han convertido las principales esquinas del casco central del primer granero agrícola de Venezuela, espacios estos que venían siendo utilizados por comerciantes informales, pero debido a circunstancias por la que vive en la actualidad una gran parte de la población se vieron en la obligación de emigrar a otras naciones en busca de un mejor sustento, dejando así y a la buena de Dios sus cubículos de trabajo, hoy en día convertidos en tarantines.
Cabe destacar que algunos de estos espacios que fueron ocupados por personas dedicadas a la economía informal, en la actualidad se muestran como simples chatarras, siendo lo más grave del caso que muchos de ellos se encuentran situados en la avenida “Raúl Leoni” (principal entrada y salida de este municipio); y que por casualidad algunos de estos esperpentos adornan la fachada de la policía uniformada y del Hospital Universitario “Dr. Armando Delgado Montero”.
Durante este trayecto, hicimos un alto en un local comercial con la sana intención de compartir cada uno una taza de café; y para “sorpresa” de todos nos afirmaron de manera tajante que no nos podian servir porque no contaban con servio de energía eléctrica ni agua potable.
En ese preciso instante se presentó desde el fondo de la firma comercial un hombre con poca cabellera, saludo a uno de mis amigos, a quien le expresó “tranquilo muchachos que yo resuelvo eso, pongánse cómodos que ya regreso, a los pocos minutos regresó el caballero acompañado de una jóven con una pequeña bandeja contentivo de cinco vasos desechables de café con sabor a canela.
Luego del retiro de la chica, el amable hombre tomó una silla de una de las mesas cercanas para luego decir -epa Juan y no piensas presentarme a tus amigos, o a caso me vas a pagar los café que le robé a mi mujer que está en la cola para surtir el carro de gasolina”, jajajajajajaja, soltó la carcajada el comerciante.
Al enterarse ese caballero que soy periodista, me comenta con gran seriedad, que es triste y lamentable las condiciones en la que se encuentra sumergido el municipio Turén.
“Mis padres eran extranjeros, y desde muchacho he conocido a muchos políticos que visitaban a mi familia en busca de apoyos para sus contiendas electorales, pero luego que lograban sus objetivos no volvian más, a diferencia de Arturo Dell´Onto, que algunas veces nos visitaba no como alcalde sino como un ciudadano común y corriente compartía no solamente su café, sino también una caja de cigarrillos que ponía sobre la mesa; y el que queria fumar que fumara, total, siempre cargaba una caja extra del vicio que nunca he probado en uno de los bolsillos de su pantalón”.
Pero bueno -agregó el conversador- no habiamos pasado por un gobierno tan pésimo, pero tan malo como el que estamos viviendo. “Fijaté tú que en estos momentos no hay eléctricidad y agua potable tampoco, el aseo es un servicio que gracias a Dios a sus trabajadores es excelente, pero no devengan sino un misero salario, pero a nosotros los comerciantes nos sacan hasta lo que no tenemos, la luz la suspenden en cualquier momento y no podemos producir. Ah pero tenemos que pagarle a los empleados, cancelar la patente y cuanto impuesto se le antoje aplicarnos el señor alcalde, esas son vainas amigo periodista que tiene que saber la gente, porque aqui en Turén, solamente se ven las cosas bonitas las veces que las transmite el denominado Canal del Estado VTV, no vale, tenemos que ser realista, debemos entender que Venezuela no es la misma de antes; y que el municipio Turén, lo convirtieron en una de las barriadas más pobres de Haití”.
Como algo mudos nos quedamos por algunos segundos los oyentes, levantándose del mueble el caballero para atender a uno de los cobradores que lo surten de mercancia, por lo que yo volviendo a tierra oí claramente lo siguiente: “Y como te pago la factura si no he vendido nada, ahí están todos los productos que me dejaste la última vez que me visitaste, o acaso yo soy mago para sacar plata de donde no tengo…!!!”, dándome a entender mis pensamientos que el comerciante aún sentía dentro de su ser lo amargo de lo que nos había expresado con anterioridad.

(Miguel Di Nápoli/CNP 8.541)

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: