Política

Opinión del analista @JorgeEickhoff: “Los partidos políticos no terminarán con la tiranía chavista”

En conversación con el PanAm Post el politólogo y analista Georg Eickhoff analizó la situación política actual del país.

Hay cosas en esta vida que deben ser valoradas y defendidas, una de ellas es el análisis realista. Esta es una época donde la sociedad rehúye de las verdades que plasma la realidad; así que los diagnósticos certeros, usualmente, ya no son políticamente correctos – si es que alguna vez lo fueron –, y, por ende, tenemos la responsabilidad no solo de valorarlos, sino también de protegerlos. Georg Eickhoff, politólogo y analista con gran conocimiento en el complejo caso Venezuela, es un farol, pasea por las sendas oscuras de la política venezolana para vislumbrarlas y explicarlas. De forma clara, con símiles, metáforas y analogías históricas.

Georg conversó con el PanAm Post para hablar sobre sus pronósticos en 2017, en artículos y entrevistas él ya avisaba que la única forma de ser “oposición” en Venezuela y tener espacios de poder sería mediante la directa colaboración con el régimen; reconociendo al PSUV y cayendo en falsos diálogos que solo servían para formalizar una dictadura que a la postre terminó siendo un adjetivo cortísimo para las atrocidades de la tiranía chavista.

Eickhoff acertó en sus predicciones, él se basó en los hechos históricos, lo que sucedió en la Alemania Oriental Comunista con los “partidos bloques” y cómo funcionó ese régimen. Vio, antes que muchos, hacia donde se dirigían los diálogos y, además, espetó el hecho que aún muchos negábamos a ver: “el chavismo solo puede sobrevivir como dictadura”.

A finales del 2017 usted ya tenía claro de qué manera el chavismo mantendría el poder: mediante una tiranía. Pero, además, también vaticinó que el régimen iba a tener partidos políticos opositores afines a ellos. Eso sucedió y le pregunto, con una oposición leal al poder actual, ¿cómo se puede derrocar al tirano con ellos representando al país a los ojos de la comunidad internacional?

Una parte de las personas que en otros tiempos han sido oposición ya no lo son. La comunidad internacional lo sabe perfectamente. Ya no hay competencia democrática en el país. Casi no hay medios libres. Los partidos, incluyendo el PSUV, han cambiado de función. Ya no son mediadores entre sociedad y Estado. Se han transformado en distribuidores de puestos asignados por el pequeño grupo en el poder. El poder fáctico de este grupo que consiste de unas pocas familias es suficiente para asignar puestos en casi todos los partidos. Esto incluye algunos que antes pasaban por ser de oposición. No será por la vía de los partidos políticos que se termina esta tiranía.

Usted también dijo que, el régimen, tenía (y tiene) múltiples mecanismos para fabricar una oposición a la medida. Los resultados están a la vista, lo logró. ¿Qué debió hacer la oposición para evitar esta situación? ¿Es posible que la oposición del G4 pueda deslindarse de estos vicios?

La Mesa de Unidad fue un gran logro en la historia venezolana y latinoamericana. Desde luego no soy neutral en este asunto. Los involucrados saben de mi aporte modesto pero insistente en la creación de la Unidad. Los partidos democráticos venezolanos tienen el mérito histórico de haber derrotado y acabado al chavismo en su calidad de modelo político para América Latina. Hoy ya nadie piensa que Chávez haya creado un modelo que valga la pena imitar.

El músculo electoral de la Unidad forzó al chavismo a gastos gigantes, como por ejemplo la misión vivienda, que terminaron por quebrarlo económicamente. Además, la gran ventaja en la competencia electoral que logró la tarjeta de la MUD forzó al chavismo a transformarse en tiranía. Sustituyó las máquinas electorales por la tortura. La Unidad fue para el chavismo lo que la llamada “guerra de las galaxias” de Ronald Reagan fue para la Unión Soviética. Reagan, con el gasto gigante para la investigación en nuevas armas espaciales que nunca se terminaron de inventar, impuso un gasto a su adversario en la guerra fría que terminó por quebrarlo en lo económico y en lo político. Por allí hay un artículo titulado “The Phantom Menace – la amenza fantasma” de Ken Adelman, un testigo de los hechos. Cita una frase de Margaret Thatcher como indicio de los méritos históricos de lo que los adversarios de Reagan llamaban su “Star Wars”. Las armas espaciales se quedaron en la fantasía, y la Mesa de Unidad tampoco ha cumplido las promesas que alguna vez llegó a representar para muchos. En enero del 2018, salió de repente un tuit de la cuenta del fallecido destructor de Venezuela. Respondí con otro mío diciendo “Chávez y la MUD siguen tuiteando después de su muerte.”

Es posible que otros liderazgos internos, ajenos al G4, como puede ser el de María Corina Machado, ¿tiene posibilidades reales de armar una oposición fuera del Status Quo y sea la cara de una verdadera dirigencia política opositora? ¿O es poco realista?

No sé quién será la cara o quiénes serán las caras de la futura resistencia y rebeldía contra la tiranía en Venezuela. Lo que sí sé es que el partido político como herramienta de acción y forma de organización no será suficiente para provocar el cambio de régimen en Venezuela. Podrá ser accidentalmente algún líder de un partido político que juegue un rol en la liberación de Venezuela. Pero para ello se tiene que reinventar ahora. Ser líder de un partido se ha convertido en una pura cosa nominal, esto vale para todos, incluyendo el PSUV.

Ya en 2017 señaló que la comunidad internacional debe tratar al régimen como una organización criminal. De a poco, esto se ha cumplido, de hecho, la cabeza de Maduro, Diosdado, Tareck y otros miembros de la tiranía tienen precio estipulado en EEUU. Pero esto aún no ha sido factor para deponer a la organización criminal, al menos no de momento, ¿cuál debe ser el siguiente paso?

A esto me refiero con lo anterior. Hasta el PSUV de alguna manera ha dejado de ser un partido. Es ahora la fachada para una mezcla tóxica entre ideología socialista, penetración cubana y crimen organizado. Mi impresión es que la comunidad internacional ha optado por controlar y contener este régimen. Los poderes externos, si es que son realmente poderes, juegan el rol de una policía municipal. Sabe dónde están los malandros, pero sabe que poco se puede hacer para terminar de una vez con ellos. Tiene que ser suficiente estar alerta para que no se pasen de la raya.

De 2017 hasta aquí, cómo evaluaría el desempeño de la oposición venezolana y cómo calificaría a la comunidad internacional con respecto al caso Venezuela.

Quien yerra en el diagnóstico yerra en la terapia. Se ha perdido mucho tiempo en falsos “diálogos”. El chavismo ha sabido aprovechar este tiempo y se ha fortalecido. Hay un factor fundamental que muchas veces se subestima y es la masiva emigración. Los venezolanos que huyen de su país están huyendo del gobierno, de la oposición y del fracaso de la comunidad internacional. El chavismo ha querido quebrar la espina dorsal de la sociedad venezolana como antes ya lo había hecho el castrismo con la sociedad cubana. Parece que lo logró.

Con un apoyo notoriamente reducido, el gobierno interino y la oposición en general perdieron ese gran impulso del año 2019, donde perdimos una gran oportunidad de salir del chavismo, ¿qué viene ahora para ellos? ¿Seguirán sobreviviendo con rondas de falsos diálogos y elecciones ilegítimas?

Eso parece. La emigración masiva seguirá. Posiblemente las consecuencias de la pandemia del COVID-19 en los países de destino van a frenar un poco la huida de los venezolanos. Pero es muy probable que las condiciones de vida en Venezuela, ya catastróficas, se deterioren aún más. También es probable que, después de las elecciones falsas que vienen ahora o incluso antes, venga una nueva ola de persecución contra muchos opositores. La huida se impondrá. Algunos que por ahora se sienten seguros tendrán que repensar sus estrategias. Las opciones serán sumisión, emigración o persecución.

¿Usted cree que Venezuela será libre en el corto-mediano plazo?

No. Adicionalmente a la emigración a otros países habrá una emigración hacia adentro, hacia la vida privada. La gente aprenderá a vivir bajo la esclavitud de un régimen malandro. Revisando la historia de la humanidad llegas a la conclusión que esto ha sido y sigue siendo la condición bajo la cual la mayoría de los seres humanos vive hoy y ha vivido a lo largo de los siglos.

Fuente: https://es.panampost.com/emmanuel-rondon/2020/06/27/eickhoff-los-partidos-politicos-no-terminaran-con-la-tirania-chavista/

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: